Cómo asar lento un jamón

Asar lentamente un jamón permite impregnarlo de diferentes sabores, que se filtran en la carne mientras se cocina. Esto mantiene el jamón húmedo, preservando su sabor natural y su textura. La cantidad de tiempo necesario para asar con seguridad un jamón depende de su tamaño y del tipo de jamón que estás asando, así que calcula su tiempo de asado con pocos días de antelación. Esto te asegura que tengas tiempo suficiente para descongelar y asar tu plato, dándole la mejor calidad posible cuando está terminado.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Un plato para asar de aluminio
  • Líquido de cocción como jugo de naranja o manzana
  • Papel de aluminio
  • Un termómetro para carne
  • Un cuchillo grande
  • Glaseado
  • Una tabla para cortar
  • Palillos

Instrucciones

  1. Descongela el jamón antes de tiempo. Mientras que puedes asar lento un jamón congelado aumentando el tiempo de cocción alrededor del 50%, esto podría comprometer la textura, haciéndolo duro y correoso. Transfiere tu asado del congelador al refrigerador para que puedas descongelarlo. Este proceso puede tomar tan sólo tres horas por libra, pero un asado más grande, tarda más tiempo, así dispone de mucho tiempo. Puede permanecer en el refrigerador durante tres o cuatro días después de la descongelación, así que no te preocupes si le das demasiado tiempo para que se descongele.

  2. Desenvuelve el jamón y colócalo en el plato para asar. El plato para asar debería tener un tamaño acorde al del jamón, dejando solo unas pocas pulgadas entre el jamón y los lados del plato.

  3. Precalienta el horno a 325 grados Fahrenheit para una jamón crudo fresco o a 140 F para un jamón cocido.

  4. Vierte el líquido en el fondo del plato. Mientras que el jamón se asa, absorbe la humedad con el sabor del líquido, así que diferentes recetas requieren distintos tipos. Una combinación de agua y jugo de cítricos es la opción más común.

  5. Cubre la bandeja de asar con papel de aluminio, sellándola ajustadamente. Colócala en el horno en la rejilla inferior.

  6. Asa el jamón hasta que alcance una temperatura interna de 145 F. El tiempo que tarda depende del tipo de jamón. Por ejemplo, un jamón crudo entero, ahumado, con hueso que pese 14 kilos puede tomar 20 minutos por libra para asarse, mientras que medio jamón fresco con hueso puede tomar hasta 40 minutos por libra.

  7. Retira el jamón del horno. Una vez que la temperatura interna llega a 145 F, está listo para tallarlo y comerlo o listo para el glaseado. Si vas a glasear el asado, marca la superficie del jamón con un patrón entrecruzado con un cuchillo grande. Los cortes deberían tener 1/4 de pulgada de profundidad y dos pulgadas de separación entre sí.

  8. Glasea el jamón vertiendo el glaseado sobre su piel. Las marcas que cortaste en la superficie absorberán el glaseado más fácilmente. Regresa el jamón al horno sin tapar durante 15 a 30 minutos, o hasta que el glaseado esté oscuro y burbujeante.

  9. Retira el asado del horno y transfiérelo a una tabla de cortar. Por las pautas de USDA, deja que se asiente durante tres minutos antes de tallarlo y servirlo.

Consejos y advertencias

  • Cuando viertas el líquido en la bandeja para asar, viértelo sobre el jamón para darle más sabor. También puedes utilizar palillos para mantener alimentos como cerezas (cherries) y anillos de piña (pineapple) contra la superficie del jamón mientras se hornea.
  • Las sobras deberían envolverse y guardarse en el refrigerador dentro de 1 a 2 horas de cortarlo. Pueden ser refrigeradas hasta por cinco días, o congeladas hasta por tres meses.

Más galerías de fotos



Escrito por tom ryan | Traducido por marcela carniglia