Cómo asar una hamburguesa congelada

Escrito por michelle kerns | Traducido por luciana renata colautti
Las hamburguesas de carne congeladas tienen un tiempo de cocción de entre 20 y 25 minutos en la parrilla.

Las hamburguesas congeladas, de carne prehechas son una manera rápida, económica y fácil alimentar una multitud. Si el tiempo lo permite, puedes descongelar las hamburguesas en el refrigerador antes de asarlas en la parrilla. Sin embargo, si necesitas cocinarlas rápidamente o no tienes suficiente espacio en el refrigerador para descongelar grandes cantidades de hamburguesas, puedes asarlas directamente del congelador. Consulta siempre las instrucciones del fabricante para obtener información específica acerca de la cocción de la marca particular de hamburguesa que estás usando.

Precalienta la parrilla a fuego medio-bajo. Es decir a 325 grados Fahrenheit en una parrilla de gas, o hasta que puedas posar tu mano cómodamente a tres pulgadas por encima de la parrilla de carbón durante seis o siete segundos.

Utiliza un cuchillo de mantequilla para separar la cantidad de hamburguesas que quieres asar de la pila de hamburguesas congeladas. Vuelve a envolver las hamburguesas restantes y a ponerlas en el congelador.

Coloca las hamburguesas congeladas en la parrilla. Usando una espátula de metal gíralas cada cinco minutos durante 20 a 25 minutos.

Retira una de las hamburguesas de la parrilla y colócala en un plato limpio. Usa un termómetro para carne para verificar que la temperatura interna de la hamburguesa alcance los 160 grados Fahrenheit.

Consejo

Si tu parrilla tiene secciones que son más calientes que otras, asegúrate de mover las hamburguesas para que se cocinen en la misma proporción.

También puedes asar las hamburguesas congeladas en una parrilla electrica. Calienta el aparato a medio y asa las hamburguesas entre 12 a 16 minutos, dependiendo de las instrucciones específicas de tu máquina.

Advertencias

Para evitar la contaminación, lávate bien las manos después de manipular carne cruda. Además, nunca coloques las hamburguesas asadas en el plato que utilizaste para trasladar las hamburguesas crudas.

Al comprobar la temperatura interna de las hamburguesas asadas, retira siempre la hamburguesa de la parrilla primero, e inserta el termómetro de carne en uno de los lados, y no a través.