Cómo asar un filete de salmón con piel

Escrito por meg campbell | Traducido por sofia loffreda
Asarlo a la parrilla es una forma sencilla de preparar salmón.

Es preferible asar a la parrilla un filete de salmón con piel que sin piel porque ésta lo ayuda a mantenerse entero, mientras se cocina en el calor elevado y seco. En comparación con otros métodos de preparación, incluyendo el horneado, hervido y salteado, asar a la parrilla puede parecer un poco difícil debido a una mayor posibilidad de ensuciar. El salmón podría pegarse a la parrilla y carbonizarse, o puede ser que se queme más fácilmente antes de poder retirarlo del fuego. Para evitar los riesgos potenciales de este método, elige filetes o rodajas más gruesas, y siempre usa una parrilla limpia.

Precalienta una parrilla a gas a temperatura media alta, o prepara un fuego caliente en una parrilla de carbón.

Frota 1 cda. de aceite de oliva sobre cada filete, cubriendo ambos lados. Sazónalos ligeramente con sal y pimienta.

Cepilla la parrilla con una generosa cantidad de aceite vegetal una vez que el calor alcance tu temperatura requerida y ya estás listo para cocinar.

Coloca los filetes directamente sobre el fuego, con la piel hacia arriba. Cubre la parrilla y cocina durante unos cuatro minutos, o hasta que aparezcan marcas de la parrilla.

Voltea los filetes con una espátula grande. Tapa y cocina durante unos cinco minutos más, o hasta que el salmón esté casi opaco. Un termómetro de comida debe marcar entre 125 y 130 grados F cuando lo insertas en el centro.

Consejo

Si tienes tiempo antes de asar el salmón, puedes preparar una mayonesa de berros semi-casera para acompañar los filetes. Coloca un manojo de berros, lavados y sin tallos, en un procesador de alimentos con 4 cdas. de mayonesa de alta calidad y jugo de un limón fresco. Licua la mezcla hasta que esté suave, luego sazona con sal, pimienta recién molida y una pizca o dos de salsa picante. Guárdala en el refrigerador hasta que estés listo para servirlo sobre los filetes calientes.