Cómo asar unas fajitas de carne

Escrito por Michelle Kerns | Traducido por Alejandra Rojas
Sirve las fajitas de carne asadas con salsa, queso, guacamole y jalapeños.

Los vaqueros (los peones y vaqueros del norte de México) crearon las fajitas como una manera de utilizar el corte de carne lleno de sabor y económico conocido como carne de falda y los amantes de la comida Tex-Mex han estado agradecidos desde entonces. Aunque la carne para las fajitas modernas es a menudo sellada en una sartén, las fajitas tradicionales requieren el asado de la carne y los vegetales. Es un procedimiento rápido y simple que brinda unas fajitas de carne asadas con calidad de restaurante por una fracción del costo.

Combina 1/4 de taza de jugo de limón, aceite, ajo picado, salsa Worcestershire, chile en polvo, sal y pimienta en un plato de vidrio poco profundo. Agrega la carne de falda y gírala para cubrirla por completo. Cúbrela con plástico y refrigérala durante toda la noche o por 24 horas.

Calienta una parrilla de gas o carbón con fuego alto. Retira la carne de falda de la marinada, sécala con unas toallas de papel y ásala de un lado por seis minutos. Voltea la carne y ásala del otro lado por dos minutos para lograr un término medio crudo, aproximadamente cuatro minutos para término medio y más de seis minutos para una carne bien cocida.

Coloca la carne asada en una tabla de cortar, rocíala con 1/4 de taza de jugo de limón y déjala reposar con una bolsa holgada de papel aluminio por encima.

Asa la cebolla roja en los pinchos y los chiles pimientos por cuatro a cinco minutos. Voltéalos y ásalos por otros cuatro a siete minutos más hasta que los vegetales estén carbonizados y suaves. Retíralos de la parrilla y colócalos a un lado.

Coloca las tortillas de harina sobre la parrilla y caliéntalas por 15 segundos de cada lado.

Corta la carne en contra del grano de forma tan delgada como sea posible y sírvela con las tortillas, vegetales y cubiertas como jalapeños en escabeche, queso cheddar rallado, salsa y guacamole.

Consejo

Experimenta con cualquier ingrediente que prefieras o que tengas a la mano cuando prepares la marinada para la carne. El jugo de limón es tradicional, pero puedes utilizar cualquier cosa desde soda a jugo de limón y aderezo para ensalada mezclado con los condimentos de tu elección para suavizar la carne.

Si no puedes encontrar carne de falda, sustitúyela por solomillo.