Cómo asar un cuarto de pollo en una parrilla de gas

El sonido y el olor de la parrilla son sinónimos de los meses de verano, aunque hay personas que hacen asados durante todo el año. Para varios individuos todo sabe mejor cuando lo cocinan en la parrilla. El cuarto de pollo (chicken leg quarters) es un corte popular para asar porque no se seca tan rápido como las pechugas de pollo. También son saludables, gozan de un volumen alto de proteína, niacina, potasio, selenio, folato y vitamina A. Los cuartos de pollo tienen más grasa que las pechugas de pollo por lo que requieren más tiempo de cocción.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Cuartos de pollo
  • Condimentos
  • Marinada
  • Termómetro para carne
  • Tenazas amplias

Instrucciones

  1. Deja que los cuartos de pollo se pongan a temperatura ambiente antes de ponerlos en la parrilla. Si el pollo está congelado, descongélalo por completo y llévalo a temperatura ambiente. Poner carne fría en una parrilla caliente hará que la carne se contraiga y se ponga dura.

  2. Cubre la parrilla con aceite o aerosol antiadherente, así no se pega tu pollo.

  3. Precalienta la parrilla de gas con todas las hornillas a fuego medio.

  4. Prepara los cuartos de pollo con tus condimentos o marinada favoritos.

  5. Coloca el pollo sobre la parrilla directamente sobre las llamas utilizando unas tenazas y cierra la tapa para una cocción uniforme.

  6. Cocina los cuartos de pollo de cada lado por cerca de 22 minutos para un tiempo total de 45 minutos. Vigila el pollo para una cocción uniforme pero intenta no voltearlo tantas veces; una o dos veces es suficiente.

  7. Utiliza un termómetro para carne para revisar que el pollo esté listo. La temperatura interna debe alcanzar los 180 grados Fahrenheit.

  8. Deja que el pollo repose después de sacarlo de la parrilla por 5 a 10 minutos, así se pueden redistribuir los jugos.

Consejos y advertencias

  • Remoja los cuartos de pollo en salmuera antes de asarlos para un corte de carne húmedo.
  • Deja la piel sobre el pollo para sellar la humedad cuando lo ases.
  • Para más sabor, marina el pollo durante toda la noche.
  • Siempre lava tus manos y desinfecta tu área de trabajo después de manipular pollo crudo.
  • No utilices un tenedor cuando trabajes con el pollo en la parrilla, ya que esto puede hacer que el jugo se escurra y el pollo se seque.
  • No abras demasiado la tapa de la parrilla ya que cambiará la temperatura interna de la parrilla y secará el pollo.

Más galerías de fotos



Escrito por nicole adams | Traducido por alejandra rojas