Cómo asar costillas en el horno

Asar al horno es una manera conveniente y rápida de preparar costillas. La alta temperatura del asador del horno no deja mucho espacio para cometer errores, pero incluso así las partes más gruesas de la costilla pueden secarse por la temperatura. La clave para asar unas costillas suculentas es controlar la carne de cerca para asegurarte de que no se cocinen de más. Medir la temperatura interna de la carne de la costilla (asegurándote de evitar los huesos) es la mejor manera de saber si tus costillas están listas.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Cuchillo para deshuesar
  • Contenedor u hoja para hornear
  • Condimentos secos
  • Tapa o envoltura de plástico
  • Bandeja tipo parrilla o sartén
  • Pinza
  • Papel de aluminio
  • Salsa
  • Cepillo de cocina
  • Termómetro de carne

Instrucciones

  1. Inserta la punta de un cuchillo para deshuesar debajo de la piel plateada, la membrana conectiva de color claro, y quítala. Corta cuidadosamente hacia uno de los extremos de las costillas separando la piel plateada de los huesos y la piel. Tira de la piel para que quede tirante con tu mano libre. Una vez que cortes una porción suficiente de costillas, todo el el tejido debería desprenderse.

  2. Coloca las costillas en un contenedor o sobre una hoja para hornear. Rocía el condimento seco sobre las costillas y luego golpéalos suavemente contra la carne para que se asienten bien.

  3. Cubre las costillas con la tapa del contenedor o una envoltura de plástico para protegerlas de contaminantes. Deja que la carne descanse a temperatura ambiente por una hora. La carne a temperatura ambiente se dora más efectivamente que la carne fría.

  4. Mueve la rejilla del horno a 6 pulgadas de la fuente de calor en la parte superior del horno. Coloca la bandeja tipo parrilla o sartén sobre la rejilla. Enciende el asador del horno.

  5. Coloca las costillas sobre la bandeja tipo parrilla con la pinza. Cubre las costillas con salsa periódicamente. Voltea las costillas según sea necesario para que se cocinen de manera pareja de ambos lados. El lado con más carne debería quedar hacia arriba la mayoría del tiempo.

  6. Inserta un termómetro de carne en una sección con carne de las costillas, lejos de los huesos. Las costillas de vaca y de cerdo deben tener una temperatura interna de 145 F para que sea segura. Comienza a verificar la temperatura interna de la carne después de 15 minutos de asarla. También puedes saber cuándo están listas por algunos detalles visuales. Si las costillas están bien cocinadas, un cuchillo debería deslizarse dentro de la carne fácilmente. Dependiendo del tipo de costillas que estás cocinando, las mismas deberías cocinarse en entre 15 y 40 minutos.

  7. Quita las costillas del horno. Cúbrelas con papel de aluminio y permite que descansen por al menos 3 minutos. Esto mejora la retención de jugos.

Consejos y advertencias

  • Las costillas cocinadas de más tienen más posibilidades de tener un color marrón grisáceo al estar cocidas. Las costillas ahumadas usualmente tienen carne rosada. El color de la carne también es un detalle visual que indica cuándo están totalmente cocinadas, pero no confíes en el color hasta que tengas experiencia cocinando costillas con este método.

Más galerías de fotos



Escrito por lamar grey | Traducido por ana grasso