Cómo asar chuletas de cerdo gruesas

Las chuletas de cerdo gruesas y jugosas son un favorito del verano. No obstante, asar chuletas de cerdo gruesas a la parrilla puede ser todo un desafío ya que debes conseguir la temperatura justa sin carbonizar los bordes de la carne. La clave del éxito de asar cerdo de corte grueso a la parrilla es mantener la temperatura de ésta baja y asar la carne lentamente. Si tratas de apresurar la cocción obtendrás una chuleta de cerdo quemada por fuera y cruda en el centro. Ásala correctamente y tendrás un delicioso plato que toda la familia podrá disfrutar.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Prende tu parrilla y caliéntala previamente a temperatura alta o alrededor de 450 grados F (232,22 ºC). Deja que se caliente.

  2. Coloca las chuletas de cerdo en la parrilla caliente durante uno o dos minutos de cada lado; esto las dorará y atrapará sus jugos.

  3. Baja el fuego de la parrilla a temperatura baja, o alrededor de 225 grados F (107,22 ºC). Si estas utilizando un adobo, úntalo sobre el cerdo antes de cerrar la tapa. Si mantienes ésta cerrada el calor se distribuirá uniformemente y las chuletas se cocinarán bien a pesar de la baja temperatura.

  4. Da vuelta las chuletas después de cinco minutos y cocínalas por cinco minutos más.

  5. Saca una chuleta de cerdo de la parrilla y toma su temperatura. La temperatura interna de la carne debería alcanzar de 150 (65,55 ºC) a 155 grados F (68,33 ºC). Si la temperatura es inferior a 150 grados F, pon la carne de nuevo en la parrilla. Asa las chuletas un minuto más por cada 10 grados que estén por debajo de la temperatura óptima. Por ejemplo, si tu chuleta tiene 120 grados F (48,88 ºC), cocínalas tres minutos más para llegar a 150 grados F.

  6. Saca las chuletas de cerdo y colócalas en un plato; cubre éste con papel de aluminio.

  7. Deja reposar las chuletas durante 10 minutos para que los jugos se acumulen. Se seguirán cocinando debajo del papel.

  8. Toma su temperatura. Las chuletas de cerdo terminadas deben tener una temperatura interna de 160 grados F (71,11 ºC).

Consejos y advertencias

  • El cerdo crudo puede transmitir triquinosis, una enfermedad transmitida por los alimentos que es potencialmente fatal. Asegúrate siempre de que tus chuletas tengan una temperatura interna de 160 grados F antes de comerlas.

Más galerías de fotos



Escrito por natalie smith | Traducido por nieves fragola