Cómo asar apio

El apio (celery) tiene la reputación de ser el alimento ideal para las dietas debido a su bajo contenido calórico. Una taza de apio crudo sólo contiene 16 calorías. Además no posee colesterol, contiene sólo un pequeño rastro de grasa y tiene una alta concentración de nutrientes esenciales como vitamina K, A y fluoruro. Si bien el apio suele comerse crudo o en sopas, estofados y salteados, puedes asar el apio a altas temperaturas para mejorar su sabor y caramelizar sus azúcares naturales, dándole un sabor ligeramente dulce, según las autoras de libros de cocina Laurie David y Kristin Uhrenholdt. Utiliza el apio asado como acompañamiento a un platillo con carne, aves o pescado, o como parte de un risotto o pasta.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Apio fresco
  • Toallas de papel
  • Cuchillo afilado
  • Tabla para cortar
  • Papel aluminio o papel de cocina
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta, opcional
  • Pinzas o volteador para panqueques

Instrucciones

  1. Retira todos los tallos del apio puedas de la base del vegetal cuando lo vayas a asar. Lava cada tallo debajo de agua fría del grifo y luego pasa los tallos por toallas de papel para secarlos.

  2. Recorta las bases y las partes con hojas con la ayuda de un cuchillo. Luego, corta el apio en tamaño de bocados.

  3. Forra una bandeja para el horno con papel aluminio o papel de cocina. Coloca el apio allí, colocando un poco de aceite de oliva y sal y pimienta (pepper) sobre los vegetales, si lo deseas. Utiliza tus manos para mezclar el apio hasta que esté bien condimentado.

  4. Coloca la bandeja para el horno en un horno precalentado a 400 ºF, según sugiere la experta culinaria Mollie Katzen. Permite que el apio se ase, utilizando pinzas o un volteador de panqueques para mezclar las piezas cada 10 minutos.

  5. Asa el apio hasta que tenga el nivel de ternura que desees, típicamente esto toma entre 15 y 30 minutos. Retira la plancha del horno y sirve el apio en caliente, frío o temperatura ambiente.

Consejos y advertencias

  • Los mejores tallos de apio para asar son los más exteriores de la planta. Si el apio tiene cerdas duras, utiliza un pelador para retirarlas.
  • Condimenta el apio asado con jugo de limón, vinagre o tu elección de especias y hierbas.
  • Reserva la parte de las hojas del apio que retiraste para utilizarla en ensaladas o sopas.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle kerns | Traducido por andrés marino ruiz