¿Una asana de yoga puede aumentar mi altura?

Una práctica de yoga a menudo consiste en una serie de respiraciones profundas y estiramientos que alivian el estrés mental, emocional y físico mientras que simultáneamente alivian la tensión muscular y la rigidez de las articulaciones. Practicar yoga regularmente ayuda a relajar tu cuerpo, mejorar tu flexibilidad y alargar y elongar tus miembros. Varias asanas de yoga pueden promover una buena postura y realinear la columna vertebral, lo cual incrementará tu altura al ayudarte a pararte bien derecho.

Párate derecho


Las asanas de yoga te hacen lucir más alto al mejorar tu postura.

Aunque el yoga no agregará estatura en sí, practicar regularmente ciertas asanas puede ayudar a mejorar tu postura al fortalecer la parte superior e inferior de la espalda, relajar la columna y mejorar la flexibilidad de articulaciones y ligamentos. El estiramiento del yoga ayuda a elongar los miembros y músculos, mientras que sostener las posturas estira y tonifica los músculos, permitiéndoles brindar un mejor apoyo al esqueleto, todo lo cual ayuda a que te pares derecho. Usar tu diafragma para respirar profundamente alivia el estrés y la tensión, y puede llevar calma y relajación al cuerpo.

Uttanasana


Uttanasana te ayuda a centrar la mente y el cuerpo.

Uttanasana es una flexión básica hacia adelante, la cual Yoga.com dice que a veces se realiza entre dos posturas de pie. Uttanasana estira y elonga los gemelos y extiende la columna para elongar tu cuerpo. Inhala profundamente y párate con los pies firmemente enraizados en el suelo, separados por aproximadamente 1 pie. Toma los codos sobre la cabeza o estira tus brazos hacia arriba. Al exhalar, desciende el tronco con los brazos extendidos hacia adelante, en dirección a tus piernas. Coloca las manos frente a los pies y mira hacia adelante mientras sostienes la postura por algunos segundos. Libera las manos y pasa a una posición de pliegue doblando el tronco y la cabeza y haciéndolos reposar sobre tus muslos y piernas, con los ojos mirando hacia abajo. Coloca las manos junto a tus pies o toma tus tobillos mientras relajas la cabeza y el cuello y mantienes la postura por 20 a 30 segundos. Continúa respirando consistentemente, y en una inhalación, elévate lentamente, extendiendo los brazos hacia arriba y estirándote. Al exhalar coloca los brazos al costado del cuerpo y finaliza la postura.

Sukhasana


Sukhasana tiene un efecto relajante.

Las asanas de yoga ayudan a descomprimir y fortalecer la espalda para mejorar la postura, lo cual, según se explica en un artículo de Yoga Wiz, fomenta el crecimiento de la columna. El artículo recomienda la postura Sukhasana, también llamada la postura fácil, para tonificar la espalda baja y mejorar la respiración profunda que proviene del diafragma. Cuando respiras correctamente, tu abdomen se distiende en la inhalación y se contrae en la exhalación, lo cual promueve una relajación profunda. Esta asana es también útil para tonificar el área de las caderas mientras descomprimes los cartílagos. Siéntate con las piernas cruzadas y las manos sobre las rodillas, con las palmas mirando hacia arriba. Asegúrate de que tu columna esté correctamente alineada y que la tuberosidad isquial o cóccix esté presionado contra el suelo, y respira profundamente.

Cobra

La bhujangasana o cobra ayuda a elongar y fortalecer la espalda, mejorar la flexibilidad y liberar el estrés y la tensión. Un artículo de "Yoga Journal" sugiere que practicar esta postura tonifica las piernas, el abdomen y la pelvis, y descomprime la columna vertebral. Ésto mejorará tu postura, para que puedas alcanzar tu altura máxima. La pose de la cobra recibe su nombre de su aspecto, ya que la persona que la practica se asemeja a una cobra lista para atacar. Para hacerla, acuéstate boca abajo con los pies juntos y los dedos de los pies apuntando hacia atrás. Dobla los codos y empuja con las manos el piso, junto a los lados del torso, con los dedos extendidos. Inhala profundamente y levanta la cabeza, pecho y abdomen hasta que los brazos estén estirados. Incrementa el estiramiento empujando la región de la pelvis sobre el suelo, levantando la cabeza más hacia atrás como si intentaras mirar hacia atrás. Sostén la pose por 20 a 30 segundos, respirando de forma uniforme. Libera la postura y regresa a la posición inicial mientras exhalas.

Más galerías de fotos



Escrito por eshe asale | Traducido por mike tazenda