La artritis reumatoide y la fusión de la muñeca

El dolor en la muñeca causada por la artritis reumatoide afecta de manera significativa a la vida cotidiana. Con la artritis reumatoide, el sistema inmune ataca por error las estructuras articulares sanas, eventualmente causando que los huesos se rocen entre sí. La artritis reumatoide afecta comúnmente a las articulaciones de la muñeca. Cuando otros tratamientos fallan para controlar el dolor y la deformidad, la fusión de la muñeca se realiza a veces para limitar el movimiento de esta articulación, disminuyendo de ese modo el dolor articular y mejorando la calidad de vida.

Información general

Ocho pequeños huesos del carpo se sientan en filas en la base de la mano. La articulación de la muñeca está formada por la fila inferior de los huesos del carpo y los huesos del antebrazo. La articulación se dobla hacia atrás y hacia adelante y de un lado a otro. La artritis reumatoide daña con frecuencia las articulaciones entre los huesos del carpo en la muñeca o aquellos entre los huesos del carpo y el antebrazo. Esto causa dolor al mover la muñeca, lo que afecta a tus actividades diarias.

Fusión

La cirugía de fusión bloquea los huesos en una posición establecida para evitar el movimiento. La fusión de la muñeca puede ser parcial (la fusión de algunos de los huesos del carpo juntos) o completa, la fusión de todos los huesos del carpo y uno de los huesos del antebrazo juntos. El tipo de cirugía realizada depende de las articulaciones afectadas por la artritis reumatoide. La fusión parcial de la muñeca mantiene un cierto movimiento en la articulación mientras que la fusión completa detiene todo movimiento de la muñeca. La muñeca está típicamente fusionada en una posición inclinada ligeramente hacia atrás para mejorar la función después de una fusión completa. Con cualquiera de los procedimientos, el antebrazo es todavía capaz de girar una palma de la mano hacia abajo o hacia arriba.

Técnica

La cirugía de fusión de la muñeca se lleva a cabo a través de una incisión en la parte posterior de la muñeca. Una placa larga y estrecha de metal se coloca a lo largo del hueso por debajo del dedo medio de la mano, a través de los huesos del carpo y a lo largo de la mitad del radio (el hueso en el lado del pulgar del antebrazo). Esta placa se mantiene en su lugar con los tornillos. Está destinada a ser permanente. Con el tiempo, los huesos del carpo y el radio se unen para formar un solo hueso.

Recuperación

Varios meses de recuperación suelen ser necesarios después de una cirugía de fusión muñeca. Inmediatamente después del procedimiento, la muñeca se inmoviliza en un yeso o una férula extraíble para apoyar la articulación y que los huesos sanen. La terapia de manos con un terapeuta ocupacional o físico especializado se prescribe generalmente. Los ejercicios se realizan para mantener los dedos y el codo en movimiento, mientras que la muñeca sana. La cicatriz se masajea para disminuir la sensibilidad y evitar la piel se adhiera a los tejidos por debajo. Los rayos X se toman cada pocas semanas. Una vez que el cirujano determina que los huesos se han fusionado, los ejercicios de fortalecimiento comienzan.

Más galerías de fotos



Escrito por aubrey bailey | Traducido por gabriela nungaray