Artitris gota contra seudogota

La gota es un tipo de artritis en donde el exceso de ácido úrico en la sangre se deposita en las articulaciones, causando hinchazón, dolor y enrojecimiento. La seudogota es un tipo de depósito de pirofosfato de calcio que puede parecerse a otros tipos de artritis, neuropatía o enfermedad de los nervios aunque, en algunos casos, puede ser asintomática. Los depósitos de cristales en las articulaciones que causan ambas enfermedades son: los de ácido úrico causan la gota mientras que los de pirofosfato de calcio causan la seudogota.

Causas

Los altos niveles de ácido úrico, llamado hiperuricemia, pueden causar la gota. El exceso de la producción debido a la dieta, medicamentos y otras enfermedades o por la poca excreción pueden causar niveles altos de este ácido. Una dieta alta en purinas, como el queso, los frutos de mar, la carne, los duces de alta fructosa y el alcohol, pueden aumentar tu riesgo. Sin embargo, tener este nivel alto tampoco significa que la vayas a desarrollar. Otros factores de riesgo incluyen la edad, ser hombre, traumas, cirugías, medicaciones como diuréticos y aspirinas de baja dosis, la deshidratación y enfermedades como Kidney, hipotiroidismo, presión alta y enfermedades del corazón. Aunque la seudogota no tiene una causa específica, es cierto que ocurre después de haber padecido un trauma, por historia clínica familiar o si tienes altos niveles de hierro en tu sangre.

Síntomas

La gota afecta la articulación del dedo gordo del pie en el 50% de los casos. El dolor, el enrojecimiento y la hinchazón aumentarán luego de uno o dos días y pueden dispersarse a zonas alrededor de dicha articulación. La gota puede parecer como una lesión o como una infección de la piel, el dolor en el pie afectado puede ser tan severo que dificulta poder caminar; afortunadamente, los síntomas pueden resolverse en unos pocos días si se toman las precauciones necesarias y se realiza un tratamiento adecuado, pero también puede durar semanas. La seudogota y la gota tienen síntomas muy parecidos: ambas causan un dolor repentino e hinchazón en las zonas afectadas, mejoran sin tratamiento y pueden ir y venir. Sin embargo, también cabe destacar que difieren en varias cosas: mientras que la primera afecta de manera más común al dedo gordo del pie, la seudogota a menudo ataca a articulaciones más grandes, especialmente las rodillas. Asimismo, esta puede causar fiebre y un recuento bajo de leucocitos. Tu doctor definitivamente debe distinguir entre ambas. Los cristales que forman ambas enfermedades se ven muy diferentes.

Tratamiento

Los médicos deciden tratar a la gota con anti-inflamatorios no esteroides, llamados NSAIDS. Si no puedes tomarlos debido al dolor estomacal o por haber tenido úlceras, tu doctor te debe prescribir colchicina. Sin embargo, esta suele causar náuseas, entonces puede brindarte esteroides orales como la prednisone. Los efectos secundarios de los esteroides incluyen el adelgazamiento de los huesos, glucemia alta y la habilidad decreciente de curar infecciones. Con la seudogota, solo una o dos articulaciones se verán afectadas, el tratamiento incluye drenar el fluido de la articulación e inyectar un esteroide para disminuir la inflamación. Si posees esta enfermedad en más de dos articulaciones, tu médico debería brindarte NSAIDS, colchicina y esteroides orales. Hacer reposo de las zonas afectadas también ayudará a quitar los síntomas.

Efectos a largo plazo

El tratamiento no quita completamente los cristales de las articulaciones en la gota o en la seudogota. Después de un ataque, puedes no tener síntomas por años. Los ataques subsecuentes de la gota son más propensos a afectar más de una articulación, así como también a las articulaciones del tren superior. A medida que esta enfermedad progresa, los cristales de ácido úrico también pueden depositarse en el tejido conectivo. Esto causa bultos debajo de la piel llamados tofos que, si bien no causan dolor, pueden ser deformes y son una clara señal de una gota crónica no controlada.

Prevención

Una vez que un ataque de gota se resuelve, evitar alimentos que sean altos en purinas ayudará a evitar ataques futuros. Comer lácteos descremados y cerezas puede bajar los niveles de ácido úrico, pero si llegara a permanecer alto, puedes tomar medicaciones para disminuir los niveles. Tanto el alopurinol y el febuxostat trabajan bloqueando la producción del ácido úrico, mientras que probenecid trabaja aumentando la eliminación del ácido úrico a través de la orina. Si tienes más de tres ataques o seudogota en un año, tu doctor te debe recetar NSAID diarios para evitar otros ataque o evitar romper tus articulaciones.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. martha e. wittenberg
Traducido por stefanía saravia