Articulaciones y músculos que se usan en el voleibol

Incluso si no juegas el voleibol competitivo, el juego casual en el patio trasero o en una playa requiere de atletismo. Saltar y correr, así como el saque y clavar la pelota, todas esas acciones requieren músculos fuertes y articulaciones flexibles. Si deseas concentrarte en formar músculos para el voleibol y hacer estiramiento para mejorar la flexibilidad de las articulaciones necesarias, te beneficiarás de un programa que se centra en la flexibilidad y en la fuerza de todo el cuerpo.

Articulaciones bajas del cuerpo

Vas a correr y saltar un montón durante un partido de voleibol. Los tobillos flexibles te ayudan a girar y dar pivote con rapidez y sin que ocurran lesiones. Correr también requiere de caderas flexibles y ágiles, al igual que las rodillas y las articulaciones del tobillo para recoger las piernas y colocarlas donde quieras. Al agacharte para saltar hacia arriba y rematar la pelota, esas mismas articulaciones del tren inferior se ponen también en acción.

Las articulaciones superiores del cuerpo

Toda la interacción con el voleibol mismo requiere de un poco de movimiento de la articulación de los hombros, ya sea que estés haciendo el servicio, acomodando, dando un pase o rematando. Las articulaciones de tus codos se bloquean o se doblan en función de la forma en que estás tratando de golpear la pelota. Las articulaciones de la muñeca juegan un papel también, flexionándose o preparándose para servir, recibiendo un servicio, pasando el balón a un miembro del equipo o bloqueando un remate.

Músculos de las piernas

Los músculos de tus piernas son tu fundamento cuando juegas al voleibol. Vas a convocarlos a todos ellos en un momento u otro durante el juego. Tus pantorrillas, cuádriceps, isquiotibiales, glúteos y los flexores de la cadera son esenciales para el funcionamiento, y también desempeñan un papel vital en los impulsos y los saltos rápidos. Los músculos fuertes de las piernas te dan el poder que necesitas para elevar tus saltos de modo eficaz para servir, acomodar, rematar y bloquear.

Los músculos superiores del cuerpo

La parte superior de tu cuerpo es donde ocurre mucha de la acción esencial del voleibol. Tus bíceps y antebrazos se dedican a mover los brazos durante cualquier acción de impacto de la pelota como el saque o la recepción, el acomodamiento, el pase y el remate. Tu pecho se dirige durante los movimientos fuertes hacia adelante y hacia arriba con los movimientos de los brazos. Con la gama completa de movimientos de los brazos a lo largo del juego, el hecho de que involucres los músculos del hombro no es ninguna sorpresa. Incluso trabajas con los músculos de la espalda para mantener tus brazos en movimiento para de nuevo bloquear una pelota. Los músculos fuertes de la espalda, como los estabilizadores de la escápula alrededor de los omóplatos, te ayudan con el movimiento del brazo y la estabilización, y los músculos del dorsal ancho --que corren por la espalda justo debajo de los hombros hacia la cintura-- son útiles para estabilizarte además de mover la parte superior del cuerpo.

Más galerías de fotos



Escrito por elle di jensen | Traducido por javier enrique rojahelis busto