Cómo arropar a un niño a la noche

Al final de un día ocupado, los deberes de los padres continúan con una rutina para acostar a los niños. Si bien los padres pueden querer modernizar el proceso para que sea simple, según la University of Missouri Extension los niños reciben seguridad y confort de un ritual reconfortante. Manda a tus niños a dormir de manera positiva arropándolos en la cama con una rutina para dormir calmante.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Libros de cuentos

Instrucciones

  1. Elige las actividades para la hora de dormir que resuene con tu hijo y tu familia. Tal vez acurrucarse en la cama y contar historias inventadas imaginativas sea de tu estilo, o tal vez leer libros de cuentos sea más de tu estilo. Sin importar que actividad elijas, el Center for Effective Parenting recomienda apuntar a que toda la rutina dure 20 minutos.

  2. Determina la hora a la que quieras acostar a tu hijo y toma 20 minutos de respaldo. Esta será la "hora de acostarse" de tu hijo, que será el tiempo en el que el deberá terminar todas sus actividades y estar listo para ir al baño y el dormitorio para comenzar la rutina.

  3. El psicólogo Kevin D. Arnold, director del Center for Cognitive and Behavioral Therapy escribiendo para Psychology Today, recomienda proceder a través de la rutina para acostarse con un comportamiento relajado y amigable. Intenta conectarte con tu hijo y haz que la rutina sea positiva. Incluso si tu hijo se resiste, unos pocos minutos extra de conexión en una habitación con poca luz y tranquila probablemente lo ayude a prepararse para dormir.

  4. Ayuda a que tu hijo se acurruque en la cama con almohadas y sábanas acomodadas cómodamente. Dale a tu hijo un objeto que le dé seguridad para facilitar las dificultades de transición y ayudar a tu hijo a que se sienta más cómodo en la cama.

  5. Dale a tu hijo un abrazo y beso significativos, dile que lo amas, deséale dulces sueños y gira para salir de la habitación. Enciende una luz de noche si lo deseas y apaga la luz. Deja la habitación luego de un suave y final "buenas noches".

  6. Mantén una rutina para acostarse consistente con tu hijo todas las noches y el niño debería responder con cooperación positiva. Según el UCLA Sleep Disorders Center, esta rutina debería ayudar a tu hijo a sentirse más saludable y feliz.

Consejos y advertencias

  • Si tu hijo experimenta problemas de sueño o problemas para dormirse incluso luego de tener una rutina para acostarse consistente, puede que tu hijo necesite evaluación profesional para determinar si hay problemas de salud que estén interfiriendo con su sueño (ref. 3).

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn hatter | Traducido por pablo andrizzi