¿La arritmia cardíaca está asociada a la insuficiencia cardíaca congestiva?

Tu corazón es una bomba muscular de cuatro cámaras cuyo único propósito es el de llevar sangre a cada órgano, tejido y célula de tu cuerpo. Para realizar esta función vital, el corazón se contrae alrededor de cada segundo y envía unas pocas onzas de sangre a fluir por tu sistema circulatorio. La insuficiencia cardíaca congestiva (CHF, por sus siglas en inglés) se produce cuando tu corazón no puede enviar la sangre suficiente como para satisfacer las necesidades de tu cuerpo. La CHF puede ser el resultado de una arritmia, o ritmo cardíaco anormal. A la inversa, las arritmias pueden desarrollarse en personas que ya sufren de CHF.

Tipos de ritmos anormales

Las arritmias pueden tener diversas formas. Una arritmia puede hacer que tu corazón palpite más rápido de lo normal, o con una frecuencia anormal lenta. Una arritmia puede estar caracterizada por un latido prematuro ocasional que simplemente causa la sensación de "la falta de un latido" o puede manifestarse como un patrón sostenido de latidos anormales que conducen a síntomas severos, como dificultad para respirar, dolor en el pecho, pérdida de consciencia o muerte súbita. Casi todas las arritmias pueden estar asociadas con CHF.

CHF por ritmos anormales

Para bombear efectivamente la sangre, tu corazón debe latir de manera rítmica y enérgica. Cuando el ritmo de tu corazón se ve interrumpido, su capacidad de bombeo puede verse deteriorada, y esto puede causar una caída en el gasto cardíaco, que es la cantidad de sangre que sale de tu corazón cada minuto. Cuando el gasto cardíaco disminuye, se reduce el flujo de sangre y y disminuye el envío de oxígeno a tus órganos, produciéndose la insuficiencia cardíaca. En algunos casos, ocurre la CHF inmediatamente después del inicio de una arritmia debido a una rápida disminución de la capacidad del corazón para llenarse de sangre y bombearla. La fibrilación atrial, la arritmia más común, sirve como ejemplo de cómo una arritmia puede llevar con el transcurso del tiempo a la insuficiencia cardíaca. En 2005, investigadores de la Clínica Mayo, en Rochester, Minnesota, demostraron que el 24 por ciento de los pacientes que habían desarrollado una fibrilación atrial, posteriormente presentaron una CHF. Los resultados se publicaron en la edición de abril de 2006 del "European Heart Jounal".

Ritmos anormales por CHF

En un corazón sano, cada latido está regulado por un impulso eléctrico que se origina en un "marcapasos" ubicado en la parte superior del órgano y que pasa sucesivamente a través de sus cámaras superior e inferior. Si se interrumpe esta onda de electricidad, o si surge espontáneamente un impulso de un área fuera del marcapasos, se produce una arritmia. Según un comentario de abril de 2010 del "Journal of Molecular and Cellular Cardiology", la CHF puede llevar a la remodelación, o "recableado" del sistema de conducción eléctrica del corazón. A medida que ésta avanza, el sistema de conducción se vuelve más propenso a "cortocircuitos" que pueden disparar una arritmia. Los autores de este comentario informaron que las arritmias son causa de muerte en hasta el 50 por ciento de personas con CHF.

¿Causa o efecto?

Muchos de los factores que incrementan tu riesgo de padecer insuficiencia cardíaca también pueden hacer que seas más susceptible a una arritmia. Por ejemplo, edad avanzada, ser varón, hipertensión, fumar, diabetes, obesidad y enfermedad coronaria están todas relacionadas con CHF y fibrilación atrial. Esta ha llevado a que algunos investigadores concluyeran en la teoría de que la insuficiencia cardíaca y las arritmias son resultados de un proceso común, pero aún no identificado.

Implicancias del tratamiento

Las personas con arritmia corren el riesgo de padecer CHF, y la insuficiencia cardíaca está relacionada con tener arritmia. Los médicos que manejan estas condiciones deben tener cuidado de evitar empeorar un problema tratando de mejorar el otro. Muchas de las medicaciones utilizadas para controlar las arritmias excesivamente rápidas pueden reducir la fuerza de bombeo del corazón, lo que podría contribuir a la insuficiencia cardíaca. Y las medicaciones que abordan los síntomas de la CHF pueden alterar los niveles séricos de electrolitos e incrementar tu riesgo de tener arritmia. Las personas con arritmia y CHF deben tratarse con cardiólogos, que se especializan en enfermedades cardíacas.

Más galerías de fotos



Escrito por stephen christensen | Traducido por irene cudich