Cómo arreglar tu relación con tu madre anciana

La relación entre un adulto y su padre o madre cambia conforme el progenitor envejece, y esto puede influir en la forma en que se relacionan. Es importante comprender que es posible que tu madre anciana esté aprendiendo a adaptarse a los grandes cambios físicos, sociales, psicológicos y financieros que están ocurriendo en su vida. Si ella tiene problemas para adaptarse a su pérdida de indpendencia, tal vez resienta que debas cuidarla. Este puede ser un momento difícil para ambos, pero existen cosas que puedes hacer para que los dos se adapten más fácilmente a sus nuevos roles en la relación madre/hijo.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Respeta las diferencias de opinión que puedan existir entre tu madre anciana y tú. Acepta que ambos son individuos y trata de apoyarla en su deseo de mantenerse tan independiente como le sea posible. Dale ánimos teniendo cuidado de no sonar como si estuvieras aconsejándola. Un progenitor mayor a veces tiene dificultades para aceptar consejos de su hijo adulto; por lo tanto, a menos que tu madre te pida un consejo explícitamente, deja que alguien más se lo dé.

  2. Trata de complacer sus deseos siempre que sea posible. Esto no quiere decir que debas callarte tus sentimientos personales. Puedes ser honesto y al mismo tiempo hacerle saber que puede contar contigo para adaptarse a los cambios en su vida.

  3. Consulta a tu madre sobre los asuntos que tengan que ver con su cuidado. Pídele que te dé su opinión sobre sus necesidades y preferencias. Escucha lo que te diga porque eso le enseñará que ella te importa. Además, hacerla parte de la toma de decisiones la ayudará a mantener cierto control sobre su vida a pesar de sus limitaciones físicas o cognitivas.

  4. Deja que tu madre se entere sobre los programas para gente mayor que se ofrezcan en tu comunidad. Dale tu apoyo ayudándola a que tome sus propias decisiones de una manera informada. Tal vez se sienta mejor cuando se dé cuenta de que no depende exclusivamente de ti para obtener ayuda.

  5. Sé razonable en tus expectativas y ten cuidado con los estereotipos que existen sobre los ancianos. El Ohio State University Medical Center advierte que los adultos mayores desean ser respetados, recibir un trato como individuos y mantener cierto control sobre sus vidas incluso cuando estas se ven afectadas por cambios físicos, psicológicos y sociales.

  6. Pasa tiempo a solas con tu madre siempre que puedas. Hazle preguntas sobre las experiencias de su vida. Esto te ayudará a aprender de ella y a hacerla sentir necesitada; es una manera de hacerle saber que su vida significa algo para ti. Permítele enterarse de la importancia que ella tiene en tu existencia.

  7. Dale a tu madre mucho amor y afecto. La American Psychological Association señala que los padres mayores experimentan cambios físicos y pérdidas emocionales en sus vidas que los hacen sufrir estrés. Sé paciente y dulce con tu madre adulta. Que escuche en tu voz que te preocupas por ella. La APA sugiere que seas un buen escucha y le muestres empatía a tu madre conforme se enfrente a deterioros en su salud y lamente la pérdida de miembros de la familia y amigos de mucho tiempo. Puedes utilizar el sentido del humor para aliviar los momentos particularmente estresantes.

Más galerías de fotos



Escrito por amber keefer | Traducido por karly silva