Cómo arreglar un asado reseco

Escrito por kay ireland | Traducido por katherine bastidas
Agregar humedad extra debería ayudar a crear una carne asada más tierna.

Cocinar excesivamente una carne asada a altas temperaturas durante un largo período de tiempo hará que la carne asada quede seca, dura y fibrosa. Como un asado es un corte generalmente seco de carne, cocinar sin suficiente líquido durante demasiado tiempo puede resultar en un pedazo de carne casi incomible. Piensa rápido y usa los jugos de la sartén para revivir tu asado reseco a algo más presentable en solo unos minutos.

Retira la carne de la sartén y ponla sobre una tabla de cortar. Corta con cuidado la carne lo más finamente posible.

Coloca las rebanadas de la carne a lo largo de la parte inferior de una cazuela.

Transfiere la grasa de la carne a la cacerola y agrega 2 tazas de pollo, carne de res o verduras.

Deja que la mezcla hierva y retírala del fuego.

Coloca la grasa y los vegetales sobre la carne asada en rodajas finas en la cazuela.

Cubre el recipiente con papel de aluminio y colócalo en un horno calentado a 250 a 300 grados Fahrenheit durante cinco a 10 minutos.

Prueba la carne para asegurarte de que esté más jugosa y tierna antes de servirla, de lo contrario, deja que la carne se asiente en el jugo durante unos minutos más.