Cómo arreglar arroz cocido aguado

Para ser un sencillo alimento básico, el arroz puede ser sorprendentemente difícil de hacer. Cocínalo de menos y estará húmedo o blando. Cocínalo de más y se quemará el fondo de la olla. Afortunadamente, el arroz que está simplemente húmedo es fácil de solucionar. Es posible que necesite más tiempo de cocción si los granos siguen estando duros, o quizás utilizaste demasiada agua. No te olvides de dejarlo reposar después de la cocción. Este último paso es el secreto para lograr un arroz húmedo pero suave y esponjoso.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Cuchara
  • Tenedor

Instrucciones

  1. Prueba el arroz. La textura debe ser suave pero no blanda. Si el arroz está todavía duro, regrésalo a la estufa. Coloca la tapa sobre la olla y cocina a fuego lento durante unos minutos más hasta que el arroz esté completamente cocido. Utiliza siempre un temporizador al hacerlo para saber exactamente cuánto tiempo ha estado cocinándose. El arroz blanco toma alrededor de 18 a 25 minutos para cocinarse. El arroz integral tarda de 30 a 40 minutos y el arroz salvaje necesita de 45 a 60 minutos para estar tierno.

  2. Escurre el exceso de agua en el fregadero. Cuando está completamente cocido, el arroz no debería tener agua en la olla. En el futuro, usa menos agua. En general utiliza una proporción de una parte de arroz por dos partes de agua. Para el arroz integral una parte de arroz y dos y media de agua y para el arroz salvaje una de arroz y cuatro de agua.

  3. Pon el arroz a un lado y quita la tapa. Déjalo descansar durante cinco minutos antes de tocarlo. Este período de reposo permite que cualquier agua que haya quedado se evapore o sea absorbida por el arroz.

  4. Esponja el arroz con un tenedor y sírvelo.

Consejos y advertencias

  • Un poco de preparación adicional al principio ayuda a garantizar un arroz delicioso y esponjoso. Enjuaga el arroz para quitar cualquier almidón o talco, que se utiliza a veces en los molinos extranjeros para evitar la pegajosidad. Lleva una olla grande de agua salada a un hervor suave antes de añadir el arroz. Usar una olla grande ayuda a que el arroz se cocine más rápidamente y de manera uniforme. Cubre la olla con una tapa hermética.

Más galerías de fotos



Escrito por julie christensen | Traducido por frances criquet