Cómo arrancar las canas

Quizá te inclines a culpar al estrés o a la falta de ejercicio y descanso por que tu cabello se vuelva cada vez más gris, pero de acuerdo a un estudio realizado en el año 2005 por "The Journal of Investigative Dermatology", La genética es la principal fuerza impulsora detrás del encanecimiento del cabello. Para deshacerte de las canas, podrías considerar arrancarlas con pinzas, lo cual las elimina desde la raíz. Una de las desventajas de este método es que puede generar cabellos encarnados; además de que si tienes la esperanza de tener un resurgimiento de pelo nuevo con color, debes actuar con cautela, ya que en realidad el cabello suele volver crecer muy lentamente o no hacerlo en absoluto.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Busca unas pinzas adecuadas para depilar. Hay muchos tipos, desde las de borde recto hasta las de punta fina. Encontrar las pinzas adecuadas dependerá de lo que creas que va a ser más práctico y fácil de usar. Al comprar pinzas para depilar, asegúrate de que las que elijas no tengan espacios en las puntas y de que estas coincidan perfectamente al presionarse. Esto garantizará que logres sujetar el pelo firmemente desde la primera vez, impidiendo que realices varios intentos que te hagan tomar la hebra equivocada o que terminen irritando tu piel por tirar en repetidas ocasiones.

  2. Encuentra la cana. A tomar sólo un pelo a la vez, evitarás exagerar y dejar una zona calva. Cuando tomas dos o más cabellos no tienes control sobre ellos. Esto puede causar rotura de la hebra que dificultará la eliminación al quedar demasiado corta. Trata primero de identificar el cabello exacto que deseas eliminar antes de empezar a trabajar.

  3. Sujeta bien el pelo cerca de la base. Esto te da más posibilidades de sacarlo todo desde la raíz, además de que deja una superficie suave y limpia que disminuye las probabilidades que el nuevo cabello se encarne. Cuando eliminas la hebra desde la raíz, se necesita más tiempo para que el folículo piloso se repare a sí mismo y comience a crecer un pelo nuevo.

  4. Estira la piel en torno al cabello seleccionado. Con la mano con la que no sujetas las pinzas, coloca tus dedos índice y medio a una pulgada o dos de distancia de la base del cabello que vas a retirar. Tira hacia atrás ligeramente, procurando que la piel alrededor de la raíz del cabello esté bien tirante. Estirar la piel de esta manera impide que el cuero cabelludo se eleve cuando arranques el pelo, lo cual te permite eliminar toda la raíz.

  5. Acomoda las pinzas alrededor del cabello. Con las pinzas en tu mano libre y tratando de llegar tan cerca de la base como sea posible, coloca las puntas sobre el pelo que quieres eliminar. Asegúrate de que el cabello esté casi en el centro de las puntas de las pinzas. Esto evitará que se deslice hacia un lado u otro y se suelte.

  6. Aprieta las pinzas y jala con firmeza. Presiona las pinzas alrededor del pelo para lograr un agarre firme. Arranca por completo el pelo. Asegúrate de hacerlo en forma recta. Si jalas en una dirección u otra, la hebra podría romperse antes de que la raíz salga. Esto generará que el pelo se encarne o que quede tan corto que no podrás sacarlo hasta que crezca lo suficiente.

Más galerías de fotos



Escrito por jeff herman | Traducido por pei pei