Arginina y lisina

La lisina y arginina son dos aminoácidos que se encuentran en los alimentos ricos en proteínas. La lisina es un aminoácido esencial, lo que significa que tu cuerpo no puede producirlo a partir de otros aminoácidos. La arginina es un aminoácido semi-esencial; aunque tu cuerpo puede producirla, las personas con ciertas condiciones de salud pueden necesitar un suplemento. Debido a que la lisina suplementaria y la arginina pueden causar efectos secundarios y plantean riesgos para la seguridad, discute su uso con un médico.

Usos

La lisina se usa para digerir la grasa, reducir el colesterol, formar colágeno y absorber el calcio. Algunas personas toman suplementos de lisina para ayudar a prevenir o tratar el herpes labial y las infecciones de herpes. Tu cuerpo utiliza la arginina para crear urea y creatina, que apoyan la función renal. La arginina suplementaria puede ayudar a prevenir o tratar la insuficiencia cardíaca congestiva, la inflamación de la vejiga y ayuda con el VIH/AIDS.

Interacción

La arginina y la lisina utiliza la misma vía de absorción, por lo que si consumes grandes cantidades de arginina puedes tener dificultades para absorber suficiente lisina, de acuerdo con University of Maryland Medical Center. Si tratas de aumentar los niveles de lisina en tu cuerpo, no tomes suplementos de arginina y considera consumir menos alimentos que contengan arginina, los cuales incluyen carnes, productos lácteos, chocolate, pasas, nueces, semillas, arroz integral, avena y cereales.

Efectos secundarios

La lisina suplementaria puede causar efectos secundarios como náuseas, diarrea, dolor abdominal, cálculos biliares y niveles elevados de colesterol, especialmente cuando se toma en dosis más altas. La arginina puede causar efectos secundarios como hinchazón, dolor abdominal, gota, diarrea, sabor amargo, alergias, náuseas, entumecimiento, dolor de cabeza, dolor de espalda, presión arterial baja, empeoramiento de las alergias y anormalidades en la sangre.

Seguridad

No debes tomar suplementos de arginina o lisina sin antes consultar a tu médico acerca de si son seguros para ti y cuál es la dosis que debes utilizar. Las personas con problemas renales o hepáticos y mujeres embarazadas o lactantes no deben tomar lisina. Si tienes alergias, presión arterial baja, enfermedad de células falciformes, enfermedad hepática, herpes o has tenido un ataque cardíaco reciente, no tomes arginina. Deja de usarla al menos dos semanas antes de una cirugía. No tomes arginina si consumes medicamentos para la diabetes o anticoagulantes.

Más galerías de fotos



Escrito por jessica bruso | Traducido por verónica sánchez fang