Usar aretes mientras haces ejercicio

Ya sea si los usas como una declaración de moda, por razones sentimentales o para la buena suerte, los aretes son un accesorio que no tienes que sacrificar para hacer ejercicio. Muchos atletas profesionales llevan sin problemas aretes y otras joyas durante la práctica de ejercicio y en las competencias, y tú también puedes. La clave para no lesionarte es la práctica. Usa el tipo correcto de aretes para la actividad que realizas.

Actividades solitarias

Los deportes solitarios, como correr, hacer aeróbics y danzar te permiten llevar una amplia variedad de aretes gracias a la mínima posibilidad de que alguien o algo pueda engancharlos. Las perlas, los aros livianos y los aretes pequeños de estilo araña son sólo algunas opciones. Asegúrate de evitar los estilos demasiado largos o demasiado grandes. Los pendientes largos pueden oscilar en tu cara mientras te mueves y los pendientes resistentes tiran de la oreja y pueden dañar el lóbulo de la oreja.

Deportes de contacto

Para los deportes de contacto, como el fútbol, el activismo y el boxeo, los aretes con tuerca son los mejores. Deben evitarse los aretes que se pueden romper o quedar atrapados en la ropa. Esto incluye las orejeras y los aretes con barra. Es mejor usar aretes pequeños, suaves que no se pueden romper ni quedar enganchados. Las perlas vienen en todas formas y tamaños e incluso puedes diseñar un par personalizado.

Actividades acuáticas

Para las actividades acuáticas, usa perlas planas que no se oxiden ni se empañen. Los metales que no se oxidan ni se empañan incluyen el oro, la plata y el acero quirúrgico. También puedes usar aretes coloridos de plástico menos costosos, siempre y cuando la rosca trasera esté hecha de un metal que se pueda sumergir. Las perlas también pueden caber debajo de un gorro de baño, lo que permite que los nadadores se muevan y buceen con facilidad.

Actividades que requieren uso de casco

Dependiendo del tipo de actividad y el arnés, los oídos pueden ser parcial o totalmente cubiertos. Si el oído está cubierto sólo en parte puedes usar aretes delgados y ligeros que no superen las dos pulgadas. Esto evita que los pendientes se enreden en las correas y también te permite máxima comodidad. Con los cascos que cubren completamente el oído, las perlas son los mejores aretes. Sin embargo, los materiales planos, delgados y blandos también son una opción. Debido a que están cubiertos, hay menos posibilidades de que te distraigan o queden enganchados en algo.

Otras opciones seguras

Algunos pendientes tienen ranuras, lo que permite un cierre seguro. Esta opción es buena para cualquier actividad ya que los aretes no se caen ni se pierden. Puede haber ocasiones, como justo después de perforarse los oídos, cuando no se puede evitar el uso de pendientes durante el ejercicio. Si este es el caso y los aretes en tus orejas son de perlas, cúbrelos para mayor seguridad. Puedes utilizar vendajes regulares o cinta atlética para cubrir la totalidad de la parte frontal y posterior del arete en la oreja. También puedes usar una diadema atlética a través de los lóbulos. Si eres parte de una asociación de deporte en equipo, consulta con tu entrenador para ver si los aretes están permitidos.

Aretes que hay que evitar

El sentido común siempre debe guiarte al elegir pendientes antes de hacer ejercicio. Los aretes a rosca pueden perderse fácilmente y pueden ser una distracción o causa de irritación en la piel. Los aretes de textura pueden engancharse en la ropa y el pelo fácilmente. Los pendientes con bordes afilados o mensajes se deben evitar porque pueden cortar la piel en el impacto. Piensa dos veces antes de usar pendientes valiosos o sentimentales durante el ejercicio. El riesgo de perderlos puede hacer que no valga la pena usarlos.

Más galerías de fotos



Escrito por atembe giles | Traducido por andrea galdames