Aprendizaje observacional en niños

Los psicólogos educativos reconocen más de una docena de tipos diferentes de aprendizaje que ocurren a lo largo de la vida de una persona. Las oportunidades de aprendizaje para los niños ocurren todos los días en su propio ambiente. Es esencial que padres, educadores y modelos a seguir den forma al conocimiento y la conducta de un niño, sin embargo, la teoría del aprendizaje observacional sugiere que las cosas que los niños observan en la vida real y a través de diversos medios son igualmente influyentes.

¿Qué es el aprendizaje observacional?

El aprendizaje observacional, también conocido como aprendizaje social, es la idea de que las personas pueden aprender información y conductas nuevas tan sólo con observar a alguien más hacer algo. La teoría del aprendizaje observacional señala que este tipo de aprendizaje ocurre incluso si no se presentan incentivos para el aprendizaje. Esencialmente, apoya la idea de que los niños aprenden por imitación.

Los estudios con Bobo

El psicólogo conductual Albert Bandura y sus colegas fueron pioneros en el estudio científico del aprendizaje observacional. Él desarrolló su teoría en la década de 1960 como respuesta a la simplista idea popular de entonces que afirmaba que la personalidad era simplemente un resultado del ambiente. En los estudios bien conocidos de Bandura con el "muñeco Bobo", grupos de niños pequeños observaban el mismo cortometraje bajo diferentes condiciones. En la película, una persona se muestra agresiva con un muñeco o payaso Bobo, golpeándolo, pateándolo y gritándole. A grupos diferentes de niños se les mostraron diferentes consecuencias, incluyendo recompensas, castigos y un control neutral. Cuando los niños fueron puestos con el muñeco Bobo en la misma situación que en la película, la mayoría de ellos trataron al muñeco de forma agresiva, sin importar la consecuencia conductual que se les había mostrado.

La teoría de Bandura

Años de estudios sobre el tema del aprendizaje conductual llevaron a Bandura a desarrollar una teoría. Él creía que el aprendizaje observacional ocurría en un esquema de cuatro pasos. Los niños ponen atención a algo, retienen lo que vieron, reproducen la acción o verbalización, y las consecuencias que observan determinan si repetirán la acción en el futuro.

Implicaciones negativas

Mediante numerosas variaciones en su estudio original con el muñeco Bobo, Bandura encontró que los niños eran más propensos a repetir las conductas agresivas modeladas mediante una película que mediante actores en vivo. Quizás su descubrimiento más perturbador fue que los niños eran más propensos a imitar la agresión observada en personajes de dibujos animados. Esto sugiere que lo que los niños ven en televisión, películas e Internet puede tener un mayor impacto en su conducta y aprendizaje que lo que ven en la vida real.

Implicaciones positivas

Bandura también encontró que los niños a quienes se mostraron conductas positivas, o prosociales, eran menos propensos a mostrar agresión. Por lo tanto, los niños con modelos reales y mediáticos positivos normalmente tienen buena conducta. Sus estudios también mostraron que el reforzamiento positivo, o recompensa, es un mejor motivador para el aprendizaje que el reforzamiento negativo, o castigo. Esta información puede ayudar a los padres y educadores a encontrar las mejores formas de motivar el aprendizaje cognitivo y conductual.

Más galerías de fotos



Escrito por layne wood | Traducido por alejandro cardiel