¿Cómo aprendes a hacer una vuelta frontal en el suelo si sabes hacerla en un trampolín?

Aunque aprender cómo realizar una vuelta frontal en un trampolín no es la maniobra más difícil de dominar, hacerlo en el suelo es una historia completamente diferente. El rebote y la amortiguación adicionales proporcionados por el trampolín no sólo hacen que saltar sea más fácil, sino que tienen un beneficio psicológico para hacerte sentir seguro en términos de caída o de hacer mal la vuelta. Cuando intentes aprender cómo hacer una vuelta frontal en el suelo, el paso más importante es superar el miedo de caerte y hacerte daño.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Camino
  • Cojines

Instrucciones

  1. Estira tobillos y muñecas doblándolos y rodándolos por el suelo. Rota tu cuello, estirándolo de lado a lado. Levanta tu pierna tras tu espalda, agárrate el tobillo y tira para estirar los tendones de la corva.

  2. Prepárate un camino que te permita obtener unos cinco buenos pasos antes de realizar la vuelta. Puedes colocar algunos cojines o mantas donde planeas hacer tu aterrizaje, para amortiguar cualquier caída potencial y darte un aumento de confianza.

  3. Empieza a correr después de tomar tus cinco pasos, salta y cae en el suelo con los talones. Necesitarás generar elevación suficiente saltando en el suelo para compensar lo que normalmente te da el trampolín.

  4. Lleva las rodillas al pecho mientras giras los brazos y los hombros hacia adelante, poniéndote en la rotación de la vuelta frontal.

  5. Mantén las manos fuera, frente a ti, mientras das la vuelta. Puedes sentirte natural poniendo los brazos a los lados o tras tu espalda, pero esto evitará que puedas ponerlos fuera para amortiguar tu caída y también podría desestabilizarte.

  6. Aterriza sobre los talones con las rodillas dobladas, pero no tanto para que vayan más allá de tus dedos. Mantén los brazos separados frente a ti y termina la vuelta poniéndote de pie.

  7. Continúa practicando las vueltas frontales hasta sentirte cómodo haciéndolo sin los cojines.

Más galerías de fotos



Escrito por bryan lutz | Traducido por natalia navarro