Aprender a hacer lluvia de ideas: actividades divertidas para niños

La lluvia de ideas genera ideas e inspira la creatividad en los niños. La estrategia sirve para encontrar temas de redacción, ideas de proyectos y soluciones a problemas, tanto dentro como fuera del aula. Interesantes actividades enseñan a los niños a hacer una lluvia de ideas, dándoles la práctica, por lo que desarrollar esta habilidad se vuelve natural y fácil para ellos. El éxito de las actividades de lluvia de ideas anima a todos los niños a participar sin centrarse en respuestas correctas o incorrectas. El objetivo es despertar la creatividad para crear un montón de ideas potenciales en lugar de encontrar la solución correcta.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Establece reglas sobre el respeto a la contribución de cada persona sin burlarse de nadie. Explica que el punto de todas las actividades de lluvia de ideas es llegar a una gran cantidad de ideas, se utilicen o no se utilicen.

  2. Anuncia el tema principal o el tópico sobre el cual los niños harán la lluvia de ideas. Elige un tema que sea relevante y significativo para los niños para que sean capaces de llegar a un montón de ideas. Por ejemplo, el tema podría ser bocadillos que los niños puedan preparar o juegos que podrían jugar afuera.

  3. Escribe el tema principal en la parte superior de una hoja grande de papel o en el pizarrón. Pide a los niños pensar en tantas ideas como sea posible que se adapten a la categoría seleccionada. Escribe todas las ideas de la lista, incluso ideas que no encajen tan bien en el tema. Desafía a los niños a pensar en un número determinado de ideas para el tema.

  4. Dibuja un círculo o una nube en el pizarrón con el tema escrito en su interior para crear una red de intercambio de ideas. Dibuja varias líneas desde el centro. Pídeles a los niños que te den las sugerencias que se incluyan en el tema seleccionado y escríbelas una por una al final de una línea de separación para mostrar cómo están relacionadas pero son diferentes.

  5. Llena un recipiente con temas o preguntas escritas en pedazos de papel que puedan provocar una lluvia de ideas. Escoge una idea al azar cuando tengas tiempo libre para practicar la lluvia de ideas. Haz que los niños digan sus ideas en voz alta, las escriban en una lista o creen sus propias redes de lluvia de ideas para la práctica individual.

  6. Escribe una oración genérica en el pizarrón dónde falten dos palabras o frases. Pide a los niños que piensen en palabras y frases divertidas o creativas para encajar en los espacios en blanco. Anímalos a crear tantos pares como sea posible.

  7. Asigna a los niños escribir 10 listas sobre temas específicos. Anímalos a hacer listas creativas e interesantes.

Más galerías de fotos



Escrito por shelley frost | Traducido por lourdes villaseñor