El apoyo a un adolescente cuya madre está muriendo

Incluso si todo sale de la mejor manera que se puede esperar, la adolescencia es difícil para todos. Pero cuando un adolescente se enfrenta a la pérdida de su madre, puede parecer como si la vida ha llegado a un punto muerto. A pesar de que pueda parecer retraída y parecer como si ella no quisiera tu ayuda, es fundamental mostrar tu amor y apoyo a una adolescente cuya madre se está muriendo.

Entender el comportamiento adolescente

Un adolescente quiere ser lo más independiente posible, sin embargo, todavía quieren ser cuidados y alimentados. El proceso de separación e independencia, o salir y volver al nido, es una parte normal del desarrollo. Durante este tiempo, la mayoría de los adolescentes se rebelan, actúan, se portan mal y experimentan con nuevos comportamientos y actitudes. Pero cuando la madre de un adolescente se está muriendo, éste podría sentir que ya no es seguro dejar el nido proverbial por temor a que su madre pudiera morir mientras él está lejos. O podría reaccionar de manera opuesta, alejándose y participando en conductas rebeldes como una forma de lidiar con su miedo. Ser sensible y consciente de la necesidad de rebelarse puede ayudarte a apoyar a un adolescente cuya madre está muriendo al no tomar en serio su comportamiento. Según Cancer Research UK, los adolescentes pueden sentir ansiedad, mal humor, sentirse deprimidos o enojados cuando se enfrentan a la muerte de un padre. Anímalo a participar en sus actividades sociales normales y a ver a sus amigos. Esto puede ayudarle a experimentar una sensación de normalidad y a sentirse apoyado por sus compañeros mientras está tratando con la pérdida inminente.

Permitir la privacidad

A pesar de tus mejores intenciones para ayudarla en el proceso de sus sentimientos, un adolescente todavía puede decirte que te alejes o evitar tus intentos de discutir la pérdida de su madre. Es importante hacerle saber que sus sentimientos son válidos y que estás allí para ella, aunque ella sólo quiera sentarse en silencio. Pero de acuerdo con CancerCare, también es importante permitir que los jóvenes tengan tiempo a solas. Ellos pueden no querer discutir la situación contigo o con cualquier persona involucrada en la familia inmediata. Puedes animarla a hablar con un adulto de confianza fuera de tu círculo inmediato, como un trabajador social o un consejero profesional. También puedes sugerirle que se una a un grupo de apoyo para adolescentes que hayan perdido a uno de sus padres. Estos grupos se ofrecen generalmente en iglesias locales, hospitales y hospicios. El soporte en línea y otros recursos para adolescentes se pueden encontrar a través de la página web Comfort Zone Camp (ver Recursos).

Mantenlos informados

Puede ser tentador tratar de proteger a los niños y adolescentes de las malas noticias. Como un adulto preocupado, tu instinto natural podría ser la de retener información sobre la condición de su madre por temor a causar dolor o sufrimiento. Sin embargo, los adolescentes son muy perceptivos y aferrarán al hecho de que no está siendo abierto si hay detalles que decides no compartir. Es importante que lo dejes entrar en los detalles y que te abstengas de evitar la divulgación de información importante de manera que esté preparado para lo inevitable. Tratar de proteger a los adolescentes del dolor y la pena en realidad puede empeorar la situación, de acuerdo con Patti Anewalt, un consejero de Hospice and Community Care, en un artículo de 2012 en "The New York Times".

Pasar tiempo juntos

Si bien es importante que los adolescentes procesen sus sentimientos y sean educados acerca de la muerte de su madre, también es importante que tengan tiempo para ser adolescentes y oportunidades para divertirse. Esto puede ayudar a fortalecer sus reservas y ayudar a aliviar el estrés. Es posible que desees alentar una reunión de "diversión en familia" programada regularmente. De acuerdo con un estudio publicado en la edición de abril de 2008 en la revista "Professional Psychology: Research and Practice", incorporar una actividad de diversión familiar de manera semanal que involucre una actividad placentera puede dar a los adolescentes un descanso de sus sentimientos de dolor y ayudar a los miembros restantes de la familia a sentir un sentido de cohesión y apoyo.

Más galerías de fotos



Escrito por ashley miller | Traducido por enrique pereira vivas