Apoyar a los adolescentes a que participen en servicio de la Iglesia

Mantener a los adolescentes vinculados a tu iglesia es una vieja lucha. La adolescencia es una época de la exploración, de rápido desarrollo y la búsqueda de una identidad, y la iglesia no siempre encaja en la vida adolescente. Muchos ministerios de adolescentes, con su enfoque en ser "hip y cool", se convierten rápidamente en irrelevantes para los adolescentes que enfrentan grandes crisis en la vida. Para mantener a tu hijo adolescente interesado, enfócate en la manera que la iglesia pueda satisfacer sus necesidades y deseos.

Oportunidades de adoración


Según un artículo publicado en "Time", las principales razones por la cual los adolescentes asisten a la iglesia es para tener la oportunidad de adorar y ganar comprensión acerca de sus creencias.

Según un artículo publicado en "Time", las principales razones por la cual los adolescentes asisten a la iglesia es para tener la oportunidad de adorar y ganar comprensión acerca de sus creencias. En vista de ello, convertir los servicios religiosos en eventos de cultura pop, al igual que se pensó durante la década de 1990 y principios de 2000, no cumple con sus necesidades. Anima a tu iglesia a centrarse en demostrarles a los adolescentes como es que la Biblia puede convertirse en una guía poderosa en sus vidas. Desafía a tu hijo a desarrollar su relación personal con Dios. Trabaja con líderes de la iglesia para establecer horarios para las clases de la Escuela Dominical intergeneracionales y dejar que el grupo de adolescentes tomen un papel de liderazgo activo. Incluso si tú no eres miembro del comité de dirección de tu iglesia, hazte voluntario para facilitar los grupos de compañeros en la que los adolescentes trabajen con un pequeño número de otros de su edad para estudiar las implicaciones del mensaje de la Biblia en sus propias vidas.

Participación activa


En un artículo publicado en la página web Christian Broadcasting Network, Jim Burns, dice que los adolescentes que participan activamente en su iglesia tienden a desarrollar un vínculo duradero con la iglesia.

En un artículo publicado en la página web Christian Broadcasting Network, Jim Burns, dice que los adolescentes que participan activamente en su iglesia tienden a desarrollar un vínculo duradero con la iglesia. Las misiones y proyectos de servicio, ya sea en un país extranjero o una residencia de retiro local, ayudan a los adolescentes a sentirse involucrados e importantes. Anima a tu hijo a inscribirse en un proyecto para el que sienta una conexión personal. La responsabilidad en el cuerpo de la iglesia también es importante. Si tú estás involucrado con la programación de tu iglesia, programa un horario para el grupo de adolescentes para llevar un servicio de adoración, diseña y anfitriona una noche en familia, o incluso participa en la toma de decisiones con el comité de dirección de la iglesia.

Relaciones


Las relaciones humanas son de vital importancia para los adolescentes. Ayuda a tu hijo a desarrollar relaciones sinceras y afectuosas con los feligreses de todas las edades.

Las relaciones humanas son de vital importancia para los adolescentes. Ayuda a tu hijo a desarrollar relaciones sinceras y afectuosas con los feligreses de todas las edades. Ofrécete como voluntario para formar parte del programa de adolescentes. Establece un programa de mentores, dirige los debates de mesa redonda y hazte otro líder disponible para conversaciones y consejos durante la semana. Otra opción es convertirte en orador invitado. Comparte tus propios problemas de adolescente con el grupo de adolescentes y haz que el grupo piense formas de hacer frente a esas crisis. Trabaja con los líderes de los programas de adolescentes para crear un espacio seguro dentro del programa para adolescentes en el que los participantes pueden compartir sus más profundos pensamientos y miedos sin tener que preocuparse sobre el juicio o la represalia. Responde a las preguntas de tu hijo y sus compañeros honesta y francamente. Si tú no puedes hacer que esto suceda para toda la iglesia, enfócate en tu propio adolescente y sus amigos. Conviértete en el adulto en el que saben que pueden confiar con sus preguntas religiosas más profundas.

Debate


Durante los años de la adolescencia, muchos niños comienzan a cuestionar todo. Tu hijo podría cuestionar tus creencias, empezar hacer preguntas sorprendentemente francas y en voz alta preguntarse qué hay en esto para ellos.

Durante los años de la adolescencia, muchos niños comienzan a cuestionar todo. Tu hijo podría cuestionar tus creencias, empezar hacer preguntas sorprendentemente francas y en voz alta preguntarse qué hay en esto para ellos. Ponte a la altura de las circunstancias y cumple con sus desafíos abiertamente. Debes estar preparado para discusiones profundas sobre cualquier tema, y fomenta un ambiente donde tu hijo se sienta seguro pensando por sí mismo. Permite que tu hijo llegue a sus propias conclusiones en lugar de forzar tu punto de vista en él. Ayúdale a entender de donde estas viniendo, pero evita volverte dogmático o hacerlo sentir que tu opinión es la única que importa. Ya sea que estés liderando el grupo adolescente o estés charlando con tus propios hijos a la hora del café, todos ellos necesitan sentirse comprendidos y apoyados.

Más galerías de fotos



Escrito por lisa fritscher | Traducido por adrian tobon