¿Qué aportan los carbohidratos?

Las barras de chocolate, el pan y las papas al horno, todos tienen una cosa en común: los carbohidratos. Los hidratos de carbono, que se muestran en las etiquetas de nutrición como los azúcares, el almidón y las fibras, están hechos de moléculas llamadas sacáridos. El término "sacárido" viene de la palabra griega para el dulzor debido al sabor dulce característico de algunos sacáridos. Los hidratos de carbono son una fuente importante de energía para los seres humanos.

Monosacáridos, azúcares simples


La fructosa, un monosacárido, se encuentra en la fruta.

Los monosacáridos se conocen comúnmente como "bloques de construcción" de los hidratos de carbono, porque todos los carbohidratos contienen uno o más monosacáridos. El término "monosacárido" significa literalmente "azúcar". Los tres principales monosacáridos son la glucosa, la fructosa y la galactosa. La glucosa es muy conocida por su papel en los niveles de azúcar en la sangre y es el principal tipo de azúcar que el cuerpo utiliza como energía. La glucosa se encuentra comúnmente en las plantas en forma de almidón. La fructosa, que se encuentra en la fruta, se envía al hígado para ser convertida en glucosa después de que se ingiere. La estructura de la galactosa es extremadamente similar a la de la glucosa. La galactosa es parte del azúcar de la molécula de lactosa y también es convertida por el hígado en glucosa, al igual que la fructosa.

Los disacáridos o azúcares dobles


La leche contiene lactosa, que es un disacárido.

El término "disacárido" significa "dos azúcares". Los disacáridos están hechos a partir de dos monosacáridos. Los tres tipos principales de disacáridos son la sacarosa, la maltosa y la lactosa. La sacarosa, hecha a partir de glucosa y fructosa, se encuentra naturalmente en la remolacha de azúcar, el jarabe de arce y el azúcar de caña. La maltosa es una combinación de dos moléculas de glucosa y no se encuentra generalmente en la naturaleza. La maltosa se forma durante la degradación del almidón en la boca humana. La lactosa se forma a partir de la glucosa y la galactosa. Este disacárido se encuentra comúnmente en los productos lácteos, como la leche. La intolerancia a la lactosa ocurre cuando el sistema digestivo de una persona no es capaz de digerir la unión entre la galactosa y las moléculas de glucosa.

Los polisacáridos o muchos azúcares


Las patatas contienen almidón y es un polisacárido.

Polisacárido es el término utilizado para los hidratos de carbono que se forman a partir de más de dos monosacáridos. Los polisacáridos son también conocidos como hidratos de carbono complejos, ya que a veces se desarrollan a partir de miles de monosacáridos. Uno de los polisacáridos más comunes es el almidón. Las plantas usan almidón para almacenar hidratos de carbono, por lo que se puede encontrar en alimentos como las papas y frijoles. Los seres humanos almacenan los hidratos de carbono en los músculos y en el hígado, en forma de glucógeno polisacárido. La fibra se compone de polisacáridos no digeribles. El tipo más común de fibra está hecho de celulosa, un polisacárido que define la estructura de las plantas. Otros tipos de fibra incluyen los mucílagos, la hemicelulosa, la pectina y la goma de mascar.

Los hidratos de carbono en las etiquetas de nutrición


Los hidratos de carbono que aparecen en las etiquetas de nutrición son el azúcar, el almidón y la fibra dietética.

Los tres tipos de hidratos de carbono que aparecen en las etiquetas de nutrición son el azúcar, el almidón y la fibra dietética. Cuando las personas hacen el conteo para su ingesta de hidratos de carbono deben tener en consideración los tres tipos de hidratos de carbono. El almidón, un polisacárido, se encuentra en alimentos tales como los guisantes, las habas, el maíz, los frijoles pintos, los frijoles, la cebada y la avena. El azúcar que aparece en las etiquetas de alimentos, por lo general, incluye monosacáridos como la sacarosa y la fructosa, o disacáridos como la lactosa. Es importante tener en cuenta que la cantidad de azúcar indicada incluye tanto el azúcar que se encuentra naturalmente como el azúcar añadida. La fibra, un polisacárido indigerible, ayuda a mantener el sistema digestivo saludable. La American Diabetic Association recomienda entre 25 a 30 gramos de fibra cada día para los adultos sanos.

Más galerías de fotos



Escrito por dakota karratti | Traducido por javier enrique rojahelis busto