Cómo aplicar los principios de la enseñanza estructurada para el entrenamiento en el control de esfínteres

El entrenamiento para el control de esfínteres no es una tarea fácil para ningún padre, por no hablar del padre de un niño autista. Las técnicas de entrenamiento para el control de esfínteres varía de niño a niño. Una técnica utilizada para un niño autista implica principios de enseñanza estructurada que utiliza claves verbales y visuales. Las claves o apoyos visuales ayudan a construir una rutina positiva durante el proceso de entrenamiento. También clarifica expectativas y reduce situaciones donde podría producirse la confrontación.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Necesitarás

  • Papel
  • Un instrumento para escribir
  • Una regla
  • Un temporizador
  • El juguete favorito del niño
  • Tarjetas ilustrativas para el entrenamiento del control de esfínteres

Instrucciones

  1. Elige un baño como el área principal del entrenamiento para el control de esfínter. Coloca en el mismo los elementos esenciales de tu hijo como pantalones de entrenamiento, pañales, toallas y ropa interior. Crea un ambiente seguro que no sobre-estimule al niño quitando los elementos no esenciales como juguetes para el baño y elementos de aseo personal de los adultos.

  2. Haz una tabla de entrenamiento para el control de esfínter de siete días, con dos columnas. Divide cada día en aumentos de una hora. Etiqueta la primera columna como "pantalones" y la segunda como "baño". Coloca la tabla en el baño de tu hijo. Utilízala para marcar si tu hijo va al baño en sus pantalones o en el inodoro cada vez que ingrese al cuarto de baño. Esta tabla permite tener un registro del progreso del niño en un período de tiempo de dos semanas. Observa la tabla y determina si tu hijo está haciendo algún progreso. Cambia la rutina, si es necesario, para crear un resultado positivo.

  3. Establece una rutina llevando a tu hijo al baño a cada hora, además de los momentos en que muestre señales de que necesita ir. Haz que esto sea una aventura divertida. Puedes hacer esto asignando un indicador para la hora del baño. Enséñale a tu hijo a llevar tu indicador cada vez que va al baño. Los indicadores pueden incluir un juguete favorito, una tarjeta ilustrativa del inodoro, un objeto dentro de una bolsa para emparedado que esté pegada o un objeto pegado sobre una tarjeta.

  4. Haz el juego de nueve tarjetas ilustrativas que muestren los pasos para utilizar el inodoro, junto con palabras simples que describan el proceso. Las series indican cada paso dentro del proceso. Las fotografías incluyen un par de pantalones (baja los pantalones), ropa interior (baja la ropa interior), inodoro (sentarse en el inodoro), papel higiénico (utilizar el papel higiénico), ropa interior (subir la ropa interior), pantalones (subir pantalones), inodoro (descargar el inodoro), lavabo (lavar la manos) y juguetes (ir a jugar).

  5. Muéstrale al niño las tarjetas ilustrativas cada vez que utilice el inodoro. Los elementos visuales le ayudarán a seguir siempre el mismo proceso cada vez que vaya al baño.

  6. Observa la aparición de problemas durante el proceso de entrenamiento para el control de esfínter. Corrige los problemas a tiempo. Por ejemplo, tu hijo disfruta desenrollar el papel higiénico. Quita la cantidad necesaria de papel del rollo antes de sentar a tu hijo en el inodoro. Coloca el resto del papel en el armario.

  7. Sé paciente y mantente calmo. Sigue la misma rutina cada vez que tu hijo utilice el inodoro para evitar la confusión.

Más galerías de fotos



Escrito por kim blakesley | Traducido por aldana avale