Cómo aplicar el modelo de creencia en la salud para ejercitar con el objetivo de controlar el estrés y perder peso

Tanto el estrés como una vida sedentaria pueden asociarse con un mayor riesgo de sobrepeso. Aunque puede que entiendas que ejercitar ayuda a que pierdas peso, tus ideas percibidas y sentimientos sobre el tema de la salud pueden estar evitando que tomes medidas o busques ayuda de un médico. Al emplear el método de creencia en la salud, un concepto que evalúa tus percepciones sobre tu salud, comprenderás mejor qué es lo que te está evitando que te ejercites para reducir tu nivel de estrés y perder peso.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Habla con los miembros de tu familia sobre tu historial médico para evaluar tu susceptibilidad. Tu susceptibilidad percibida significa comprender tus actitudes sobre la probabilidad de que estés estresado y tengas sobrepeso. Si tus padres han tenido problemas con su peso, puede que sepas que eres más susceptible a los mismos problemas. Esto puede afectar la probabilidad de que busques atención médica.

  2. Evalúa la severidad de tu problema. Estar estresado periódicamente en el trabajo es normal, pero estar estresado todos los días al punto de no poder llevar una vida normal no lo es. Intenta calificar tu nivel de estrés en una escala del 1 al 10. Si tu nivel de estrés es alto, puede que debas tomar pasos para reducirlo y lograr una vida más saludable.

  3. Evalúa las cosas que imponen barreras para que te ejercites para perder peso y liberar el estrés. Sabes que el ejercicio te hará sentir mejor, pero ciertas elecciones vitales y tareas se imponen en el camino. El dinero, los horarios y las responsabilidades pueden estar evitando que te pongas en forma, y comprender cuáles son esas barreras puede ayudarte a superarlas.

  4. Escribe una lista de las ventajas de reducir el nivel de estrés y bajar de peso. Una lista exhaustiva de las metas y beneficios puede ayudarte a encontrar la motivación para poner manos a la obra. Ejercitarte a diario puede aliviar el estrés, mejorar tu humor, reducir tu riesgo de padecer enfermedades relacionadas al peso y reducir tu cintura. Coloca la lista en un lugar en el que puedas verla para motivarte rápidamente cuando tu resolución trastabille.

  5. Establece metas y coloca placas alrededor en tu casa, lugar de trabajo o incluso tu auto para llamarte a la acción y recordarte que sigas el plan. Ya sea que hayas tomado el compromiso de ir en bicicleta al trabajo a diario o ir al gimnasio por 30 minutos cada día, necesitarás recordatorios y motivación cuando estés cansado, o un calendario atareado evite que te ejercites. Ten una lista de ejercicios alternativos a mano. Puede que no seas capaz de ir al gimnasio todos los días, pero puedes caminar al trabajo o subir las escaleras en tu apartamento.

  6. Toma el control al hacerte cargo de tu salud. Organiza visitas regulares al médico para discutir sobre tu salud y obtén DVD de la biblioteca para aprender sobre los distintos tipos de ejercicio. El último concepto del modelo de la creencia en la salud es la autoeficiencia. Esto significa asegurar que tienes la eficiencia suficiente para tomar las elecciones correctas y seguir trabajando hasta lograr tus metas, para poder aprovechar las recompensas de una mejor salud.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por mike tazenda