Cómo aplicar loción en las uñas

Escrito por tom ryan | Traducido por alejandra prego
Los masajes frecuentes y vigorosos son claves para una humectación eficaz.

Mantener las uñas y las cutículas saludables no sólo hace que luzcan mejor, también ayuda a combatir las grietas dolorosas, las infecciones y evita que se quiebren. Si bien generalmente debes aplicar una loción sobre tus uñas al menos una vez al día, cuantas más actividades realices que resecan la piel y las manos, deberás humectarlas con una mayor asiduidad. El lavado frecuente de las manos, el de la vajilla, trabajar con determinados productos químicos y manipular papel durante todo el día reseca tus manos y tus uñas por lo que necesitarás una humectación regular.

Remoja las uñas muy secas o delgadas en aceite de oliva extra virgen. Vierte el aceite en un pequeño plato y deja tus uñas en remojo durante 10 o 15 minutos al día. Después de un mes reduce la frecuencia a dos veces por semana. Si el problema son las cutículas, aplícales un poco de aceite de oliva una vez al día en lugar de poner en remojo toda la uña.

Aplica una loción humectante en tus uñas al menos una vez al día e incluye las cutículas y la piel que se encuentra a su alrededor. Usa un loción rica en vitamina E humectante y masajéalas vigorosamente en lugar de simplemente colocarles la loción ya que al hacerlo diriges el flujo de sangre en su dirección y las ayudas a crecer.

Masajea las uñas y las cutículas con la loción después de lavar tus manos, especialmente durante el invierno, cuando el aire caliente seca las manos más rápidamente que lo habitual. Frótala bien durante al menos 30 segundos para obtener un mayor efecto.

Consejo

Limita la cantidad de los químicos a los que expones las uñas, incluyendo el quitaesmalte y los endurecedores.