Cómo aplicar aceite de almendras en la piel de los bebés

El uso de aceite de almendras sobre la piel y el cabello de los bebés es una tradición de la India y muchos otros lugares. Este aceite tiene un aroma dulce y ligero, y de acuerdo con los expertos del sitio web Eco-Planet.com, contiene vitaminas A, B1, B2, B6 y E, además de grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas. Masajear aceite de almendras es una elección ideal para usar sobre la piel de los bebés, ya que contiene gran cantidad de emolientes naturales y es muy puro y natural, ideal para la piel sensible del bebé. Los masajes con este aceite son útiles de varias maneras.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Aceite de almendras
  • Toalla
  • Toallitas húmedas (opcional)

Instrucciones

  1. Apoya una toalla doblada a la mitad sobre tu regazo y sienta a tu hijo encima de ella.

  2. Con la punta de tus dedos, masajea el aceite de almendras sobre el cuero cabelludo del bebé, con suavidad y movimientos circulares. De esta forma aflojarás la 'costra láctea', una erupción cutánea común que luce como trozos grandes de caspa, y podrás eliminarla con más facilidad cuando laves la cabeza del bebé.

  3. Vierte una muy pequeña cantidad de aceite de almendras sobre tus dedos. Desliza tus dedos sobre el cabello del bebé y masajea el cuero cabelludo. El aceite de almendra tiene un aroma dulce, y si bien no hay evidencia científica de que este aceite promueve el crecimiento de un cabello grueso y saludable, las tribus indias aplican esta técnica en sus propios hijos desde hace muchos siglos.

  4. Vierte un cuarto de aceite de almendras en la palma de tu mano. Frota ambas manos con suavidad para calentar el aceite y luego masajéalo sobre la piel del bebé. Comienza con los brazos y luego dirígete con suavidad hacia los hombros, luego hacia las piernas, el pecho y el vientre y por último hacia la espalda. De acuerdo con Angela Shears, de la Vanderbilt University, "los masajes estimulan la respiración, la circulación, la digestión y las deposiciones. El bebé también estará más relajado y, por lo tanto, dormirá profundamente. Además, se cree que los masajes alivian los gases y los cólicos, y alivia la congestión y el dolor que experimenten los niños durante una enfermedad". Los masajes suaves también fomentan la vinculación entre el bebé y los padres.

Consejos y advertencias

  • Utiliza toallitas húmedas para limpiar los restos de aceite de almendras de tus manos cuando terminas de aplicarlo, para no tener las manos resbaladizas cuando alces a tu bebé.
  • No apliques aceite de almendras sobre las manos o pies del bebé, ya que es probable que se lleve a la boca estas partes del cuerpo.

Más galerías de fotos



Escrito por brynne chandler | Traducido por vanesa sedeño