Antioxidantes y vitaminas para el insomnio

El insomnio interfiere con la capacidad para quedarte dormido o permanecer dormido durante toda la noche. La causa exacta es variable, pero el uso de alcohol y de drogas, la ansiedad, el estrés, la cafeína, los medicamentos, las enfermedades, los ruidos fuertes o las luces brillantes parecen contribuir a este trastorno. Los síntomas del insomnio pueden incluir fatiga diurna o sueño, patrones de sueño irregulares, falta de atención, dolores de cabeza, problemas gastrointestinales, depresión y cambios de humor. Ciertos antioxidantes y vitaminas pueden aliviar el insomnio y favorecer el sueño profundo.

Vitamina B-6

La vitamina B-6, también llamado piridoxina, es una vitamina soluble en agua que mejora la función del sistema nervioso, relaja tu cuerpo, regula los ciclos de sueño, estimula un sueño profundo y ayuda en la producción de serotonina y melatonina, hormonas responsables de la función del cerebro, el estado de ánimo y los ciclos de sueño, según Alan Gaby y Schuyler Lininger, autores del libro “Natural Pharmacy: Complete A-Z Reference to Alternative Treatments for Common Health Conditions”. La ingesta dietética diaria recomendada de vitamina B-6 es de 1,3 mg para los adultos. Los alimentos ricos en vitamina B-6 incluyen cereales fortificados, garbanzo, atún, carne de res, pavo, papas, arroz integral y el fletán.

Vitamina B-12

La vitamina B-12 es compatible con los nervios saludables, promueve el sueño profundo, regula los ciclos de sueño, produce un efecto calmante, disminuye el estrés oxidativo en el cuerpo, protege a los nervios de los daños, previene el insomnio y reduce el riesgo de desarrollar ansiedad, una causa común de insomnio, de acuerdo con David Neubauer, MD y Paul McHugh, MD, autores del libro "Understanding Sleeplessness: Perspectives on Insomnia”. La ingesta dietética diaria recomendada de vitamina B-12 es 2,4 mcg para adultos. Los alimentos ricos en vitamina B-12 son el queso, pavo, huevos, pollo, salmón, hígado, cordero, cerdo, yogurt, leche y carne.

Vitamina C

La vitamina C es un antioxidante soluble en agua que fortalece tu sistema inmunológico y protege el cuerpo de los radicales libres que pueden interrumpir los patrones de sueño normales, de acuerdo con Robert Anderson, autor del libro “Clinician's Guide to Holistic Medicine”. Anderson explica que la vitamina C también alivia el estrés, regula los patrones de sueño, promueve el sueño profundo, reduce el riesgo de ataques de ansiedad y disminuye los efectos de la cafeína, una causa común de insomnio. La ingesta dietética diaria recomendada de vitamina C es de 1.000 mg para los adultos. Los alimentos ricos en vitamina C son el kiwi, pomelo, sandía, arándanos, piña, tomates, repollo, apio, las frambuesas, las zanahorias, las hojas de mostaza y dulces pimientos rojos.

Vitamina D

La vitamina D es una vitamina soluble en grasa que regula los patrones de sueño, relaja tu cuerpo, controla los niveles de azúcar en la sangre, mejora el sistema inmunológico, mejora la función cerebral, reduce la fatiga durante el día, es compatible con un buen sueño, evita la ansiedad y reduce el riesgo de depresión, de acuerdo a Lawrence Epstein y Steve Mardon, autores del libro “Harvard Medical School Guide to a Good Night's Sleep”. El aporte dietético diario recomendado de vitamina D es de 15 mcg para adultos. Los alimentos ricos en vitamina D incluyen la leche fortificada, hongos, huevos, hígado de res, margarina fortificada, queso suizo, cereales listos para el consumo, el atún y las sardinas. La mejor manera de conseguirlo, sin embargo, es de la luz solar, lo que induce la a piel para producir vitamina D.

Vitamina E

La vitamina E es un antioxidante soluble en grasa que eleva la función del sistema inmunológico y protege tu cuerpo de infecciones, virus, toxinas y enfermedades que pueden desencadenar o empeorar el insomnio, según Michael Zimmermann, autor del libro “Burgerstein's Handbook of Nutrition: Micronutrients in the Prevention and Therapy of Disease”. Zimmermann explica que la vitamina E también disminuye el estrés oxidativo en el cuerpo, regula la actividad del cerebro, previene el daño celular, apoya un sistema nervioso saludable, relaja tu cuerpo y estimula el sueño profundo durante toda la noche. La ingesta dietética diaria recomendada de vitamina E es de 15 mg para los adultos. Los alimentos ricos en vitamina E incluyen las semillas de girasol, espinacas, tomates, brócoli, espárragos, patatas dulces, jugo de zanahoria, mango, papaya y hojas de nabo.

Más galerías de fotos



Escrito por r. y. langham, ph.d. | Traducido por verónica sánchez fang