Los antinflamatorios no esteroideos y la gastritis

Los medicamentos anti-inflamatorios no esteroideos (NSAID por su sigla en inglés) están disponibles sin receta médica y se usan comúnmente para tratar el dolor. El ibuprofeno, la aspirina y el naproxeno son los NSAID más comunes para tratar el dolor. En algunos casos, los NSAID como la aspirina pueden usarse para adelgazar la sangre y prevenir la formación de coágulos. Un efecto secundario común de los NSAID es la gastritis.

Acerca de la gastritis

De acuerdo con el sitio web Medline Plus, de National Institutes of Health, la gastritis es la inflamación o hinchazón del revestimiento del estómago. Los casos agudos pueden durar un corto tiempo, pero los casos crónicos pueden durar muchos meses o años. Además de los NSAID, el alcohol, el estrés y las infecciones pueden causar gastritis. Los síntomas más comunes son la pérdida del apetito, el dolor de estómago, las heces negras o los vómitos de sangre. Busca atención médica si experimentas cualquiera de estos signos o síntomas.

Cómo los NSAID causan gastritis

Una vez digeridos y absorbidos en el torrente sanguíneo, los NSAID tienen muchos efectos sobre el organismo. Los AINE inhiben la ciclooxigenasa, una enzima producida por el cuerpo que causa dolor e inflamación. Sin embargo, esta misma enzima también es responsable de la formación de la membrana mucosa en el estómago interior que protege al tejido estomacal de los ácidos digestivos, según la American Academy of Orthopedic Surgeons. Debido a que los NSAID bloquean la ciclooxigenasa, el revestimiento mucoso se adelgaza y los ácidos estomacales pueden dañar el tejido del estómago. En casos severos, puede formarse una úlcera y el estómago sangrará.

Tratamiento

Deja de tomar NSAID inmediatamente y avisa a tu médico que estás experimentando síntomas asociados con la gastritis. Tu médico debe hacerte pruebas para la pérdida de sangre y para determinar la causa de tus síntomas. En algunos casos, puedes tomar antiácidos de venta sin receta. Además, el médico puede recetarte otros medicamentos que reducen la producción de ácido estomacal hasta que la gastritis se solucione.

Recomendaciones

Aunque los NSAID se encuentran disponibles sin receta, puede ser peligroso tomarlos si tienes un historial de problemas estomacales. Consulta a tu médico antes de tomar NSAID si tienes antecedentes de úlcera péptica, dolor de estómago, sangre en las heces o si has vomitado sangre anteriormente. No tomes dos marcas diferentes de NSAID al mismo tiempo, a menos que sean prescritas. Comenta a tu médico acerca de cualquier efecto secundario que experimentes al tomar NSAID o cualquier otro medicamento.

Más galerías de fotos



Escrito por jacques courseault | Traducido por josé antonio palafox