Anticolinérgicos en el tratamiento de la EPOC

La EPOC, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, (COPD por sus siglas en inglés) es la cuarta causa de muerte a nivel mundial y afecta a más de 12 millones de estadounidenses. La EPOC es una enfermedad pulmonar caracterizada por inflamación de la vía aérea y una reducción progresiva en el flujo de aire. Las etapas más tempranas de la EPOC pueden manifestarse por una tos persistente que produce gran cantidad de moco. En sus etapas tardías, la EPOC se caracteriza por destrucción del tejido pulmonar, un deficiente intercambio de oxígeno y una importante sensación de falta de aire. Muchos medicamentos que se utilizan en el tratamiento de la EPOC, incluyendo a los anticolinérgicos, están diseñados para dilatar las vías aéreas y mejorar el flujo de aire.

Bloqueo de receptores

La mayoría de las funciones del día a día de tu cuerpo está coordinada por moléculas especializadas, llamadas receptores, integradas en las membranas de tus células. Cuando un mensajero químico específico se une a un receptor celular, se desencadenan cambios en el comportamiento de las células. Las células musculares que rodean tus vías aéreas y regulan su diámetro están repletas con receptores que responden a acetilcolina, la cual es liberada por los nervios que transcurren por tus pulmones. Cuando estos nervios liberan acetilcolina, el músculo se contrae y tus vías aéreas se estrechan. Los medicamentos anticolinérgicos, que pueden administrarse mediante inhaladores, bloquean la acción de la acetilcolina y permiten que tus vías aéreas se dilaten.

Acción prolongada

Una de las metas principales en el manejo de la EPOC es lograr la máxima dilatación posible de las vías aéreas. Generalmente, esto se logra al combinar agonistas-beta2, medicamentos que dilatan rápidamente las vías aéreas más pequeñas, con anticolinérgicos que dilatan principalmente las vías aéreas más grandes. De acuerdo a una revisión de marzo del 2007 del "International Journal of Chronic Obstructive Pulmonary Disease", los anticolinérgicos son tan efectivos como los agonistas-beta2 para el tratamiento de la EPOC y tienden a producir un efecto de mayor duración. El tiotropio (Spiriva), el anticolinérgico de acción más prolongada, ejerce sus efectos dilatadores en la vía aérea por más de 24 horas.

Efectos adversos

Para el tratamiento de la EPOC los anticolinérgicos se administran con inhaladores o con nebulizadores. Ya que no se ingieren por vía oral, estos medicamentos casi no se absorben al torrente sanguíneo lo que limita sus efectos adversos y lo hace seguro para la mayoría de las personas. Sequedad de boca y un sabor amargo son los efectos secundarios reportados con mayor frecuencia. La administración de anticolinérgicos de acción breve como el ipratropio (Atrovent) y el oxitropio (Oxivent) por medio de una mascarilla facial, se ha relacionado con casos de glaucoma agudo que se manifiesta por aumento en la presión dentro del globo ocular. Se presume que este problema surge por el contacto directo del medicamento con los ojos.

Consideraciones

La EPOC se relaciona con una esperanza de vida menor, hospitalizaciones frecuentes y una marcada disminución en la calidad de vida. El tratamiento enérgico de la EPOC mejora la tolerancia al ejercicio, mejora el bienestar general y reduce la frecuencia de hospitalizaciones; pero no existe evidencia suficiente para demostrar que previene el progreso de la enfermedad. Combinar anticolinérgicos con otros medicamentos, como beta2-agonistas y corticosteroides, produce mejores beneficios que el uso aislado de un medicamento. Pregúntale a tu médico si un anticolinérgico sería una buena opción para agregar a tu plan terapéutico.

Más galerías de fotos



Escrito por stephen christensen | Traducido por karly silva