Los antibióticos para tratar la bronquitis

La bronquitis es el término médico para la inflamación de las vías respiratorias. La enfermedad por lo general produce una tos persistente que puede estar acompañada por fiebre, malestar y producción de flema para respirar. La enfermedad puede ser a corto plazo, conocida como bronquitis "aguda", o largo plazo, conocida como bronquitis "crónica". La mayoría de los casos de bronquitis no deben ser tratados con antibióticos. Tu médico te aconsejará sobre el mejor curso de tratamiento para minimizar el riesgo de exposición innecesaria a antibióticos y sus posibles efectos secundarios.

Bronquitis aguda, no complicada

Más del 90% de los casos de bronquitis aguda son causados ​​por virus, informan los Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Dado que los antibióticos no son eficaces contra los virus, los CDC recomiendan que la mayoría de los casos de bronquitis aguda no deben ser tratados con antibióticos. La bronquitis aguda y la neumonía pueden producir algunos síntomas similares, por lo que tu médico te examinará. Si escucha ningún sonido similar a la neumonía al auscultar el pecho y no tienes la enfermedad crónica subyacente, probablemente te recomendará un tratamiento que no incluya antibióticos. Esa decisión puede ser tomada de forma fiable con base en tus síntomas y el examen físico; no se requiere una radiografía de tórax. Haz preguntas acerca de los líquidos, la dieta y el uso de reductores de la fiebre y medicamentos para la tos. No querrás presionar por una prescripción de antibióticos si el médico ha determinado que este tipo de medicamento no es necesario.

Bronquitis aguda vs. neumonía


El médico puede ordenar una radiografía del pecho para ayudar a determinar si tienes neumonía.

Una tos acompañada de una fiebre de más de 100.4 grados Fahrenheit, una frecuencia respiratoria de más de 23 por minuto, un pulso superior a 99 latidos por minuto o hallazgos anormales en el pecho en el examen físico pueden indicar neumonía en lugar de la bronquitis aguda. El médico puede ordenar una radiografía del pecho para ayudar a determinar si tienes neumonía. Si se diagnostica o sospecha de neumonía, tu médico probablemente te recetará un antibiótico. Los medicamentos de uso común en estas circunstancias son la azitromicina (Zithromax), claritromicina (Biaxin) y eritromicina.

Bronquitis aguda persistente

De acuerdo con un estudio publicado en junio de 2011 en "Clinical Evidence", los síntomas de la bronquitis aguda duran un promedio de 11 días, pero la tos puede persistir por hasta 3 semanas. El 20% de las personas tratadas sin antibióticos vuelven al médico con síntomas persistentes o que empeoran dentro de un mes de su primera visita. En estos casos, el médico puede sospechar de una infección bacteriana en lugar de una infección viral y prescribir un antibiótico. Puede ordenar una radiografía de tórax y otras pruebas para determinar la causa exacta de los síntomas.

Empeoramiento agudo de la bronquitis crónica


Los antibióticos sólo están indicados cuando la tos empeora de manera significativa y la flema se vuelve parecida al pus.

La bronquitis crónica es una forma de enfermedad pulmonar obstructiva crónica, o COPD (chronic obstructive pulmonary disease). La tos se produce la mayoría de los días durante un período prolongado y se acompaña de disminución de la circulación de aire a través de las vías respiratorias. Los antibióticos sólo están indicados cuando la tos empeora de manera significativa y la flema se vuelve parecida al pus. Los casos leves pueden ser tratados con los mismos antibióticos como la bronquitis aguda. Los casos más graves se pueden tratar con un único antibiótico, tales como la levofloxacina (Levaquin) o en combinación con un segundo fármaco, como la amoxicilina-clavulanato (Augmentin). La hospitalización es a veces necesaria para mantener la respiración hasta que se resuelve el recrudecimiento.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. c. richard patterson | Traducido por luciano ariel castro