Antibióticos en la pérdida de peso

Los antibióticos son medicamentos que se administran para eliminar bacterias patógenas del cuerpo o causantes de enfermedades. Se pueden administrar de varias maneras, pero fuera del hospital casi siempre se toman de forma oral. Aunque estos medicamentos no están prescritos para la pérdida de peso, pueden causar que las personas pierdan peso temporalmente debido a los efectos que ejercen en el tracto gastrointestinal y en otras partes del cuerpo.

Efectos gastrointestinales


Dado que estos síntomas disminuyen el apetito y dan lugar a la pérdida de agua, las personas que los experimentan a menudo pierden peso muy rápidamente.

Algunos antibióticos, incluyendo, pero de ninguna manera limitándose a los de la clase "cilina" pueden, en el proceso de erradicar parásitos, romper el equilibrio o tener efectos negativos sobre las bacterias "buenas" en el intestino y en otros lugares. Puesto que tal flora normal es útil en el mantenimiento de la homeostasis o de un estado normal sin alteraciones dentro del tracto gastrointestinal a través de sus efectos sobre el equilibrio ácido-base y otros microorganismos, las perturbaciones en estas colonias pueden provocar náuseas, vómitos, diarrea y otros efectos. Dado que estos síntomas disminuyen el apetito y dan lugar a la pérdida de agua, las personas que los experimentan a menudo pierden peso muy rápidamente. Se debe destacar el hecho de que varias enfermedades infecciosas presentan por sí mismas deshidratación y pérdida de apetito, síntomas que, junto a una elevada tasa metabólica asociada a la respuesta inmunitaria del cuerpo frente a la invasión, puede conducir a una pérdida de peso que sea independiente a los efectos inducidos por los antibióticos.

Efectos sobre el metabolismo

Si bien la pérdida de peso es un efecto secundario a corto plazo del uso de antibióticos, estudios que se remontan hasta mediados del siglo 20 sugieren que, a largo plazo, el efecto contrario es el que se produce. El Dr. Thomas Haight afirmó en la publicación de 1955 "Journal of Nutrition" que antibióticos suministrados a reclutas del servicio militar durante un período de siete semanas resultó estadísticamente en un aumento significativo de peso. Según se informara en la publicación de la revista "Time" del 5 de mayo de 2010, un equipo conducido por el Dr. Andrew Gerwitz de la Emory University descubrió que que ciertas bacterias cuya presencia en el intestino es normal desempeñan un papel importante en la manera en la cual se almacena la grasa ingerida por el cuerpo, y que las alteraciones de estas colonias bacterianas como resultado del uso de antibióticos puede promover el aumento de una acumulación de grasa en los seres humanos, causando, un aumento de peso con el tiempo.

Efectos sobre las hormonas


Tal situación puede conducir al aumento de peso.

Mediante una larga serie de eventos fisiológicos, el uso de antibióticos puede tener efectos sobre las hormonas que participan en el almacenamiento de combustible. La médica de Hawaii Caroline Dean, practicante de la medicina convencional y naturópata, afirma que los antibióticos pueden causar un crecimiento excesivo de la levadura normal, que en cantidades habituales no causan problemas, pero cuando sus números se disparan pueden dejar escapar tejidos que normalmente no se encuentran y que conducen al aumento de peso a través tanto de la estimulación del apetito como de las alteraciones de la función tiroidea. Además, el Dr. Al Sears señala que al reducir el número de bacterias H. pylori presentes en el estómago, la actividad de la grelina en el almacenamiento de la hormona se incrementa. Tal situación puede conducir al aumento de peso.

Más galerías de fotos



Escrito por l. t. davidson | Traducido por guido grimann