Los antibióticos para una infección de muelas

Una infección en un diente puede resultar de un trauma, una complicación de caries dentales o como resultado de un diente muerto. La infección puede estar presente en la pulpa dentro del diente, el hueso alrededor del extremo del diente o el tejido de las encías. A pesar de que los antibióticos matan las bacterias invasoras, no van a ser capaces de penetrar en el interior de un diente muerto. Esto le da a las bacterias un lugar para esconderse en los canales abiertos en los que los antibióticos no pueden llegar. Muchas de las bacterias también son resistentes a los antibióticos, lo que significa que incluso una pequeña infección potencialmente puede llegar a ser grave si se permite que las bacterias crezcan fuera de control. Las infecciones en el hueso alrededor de los dientes o en el tejido de las encías se pueden tratar con éxito mediante el uso de antibióticos.

Eritromicina

Según MyNewSmile.com, la eritromicina puede ser recetada cuando se presenta un absceso en el diente o infección dental. Los dentistas recomiendan que los individuos tomen todos los antibióticos por el período de tiempo determinado con el fin de reducir la posibilidad de que se desarrollen las bacterias resistentes a los antibióticos, lo que afecta de manera significativa la capacidad de los antibióticos para tratar eficazmente la infección. Las mujeres que toman medicamentos anticonceptivos deben ser conscientes de que los antibióticos pueden hacer que estos sean menos efectivos. La eritromicina puede causar una reacción alérgica, que se debe informar al médico del individuo.

Las cefalosporinas


Este antibiótico también matará a algunas de las bacterias en los intestinos, lo que produce diarrea.

Según MyNewSmile.com, las cefalosporinas pueden ser recetadas para tratar una infección dental. Esta clasificación de drogas interrumpirá la producción de las paredes celulares de las bacterias y las harán morir. Las reacciones más comunes incluyen diarrea, náuseas y erupción cutánea. Cuando el medicamento se administra en forma de inyección, la persona puede experimentar dolor o inflamación en el sitio de la inyección. Este antibiótico también matará a algunas de las bacterias en los intestinos, lo que produce diarrea. Las personas pueden evitar esto mediante la inclusión de cultivos vivos de yogur vivo en su dieta, según señala AskDrSears.com.

Metronidazol

Un nombre de marca del metronidazol es Flagyl, que se utiliza comúnmente para las infecciones por hongos y las infecciones orales. De acuerdo con Drugs.com, las personas que son alérgicas o están embarazadas deben discutir otras opciones con sus médicos. Las personas que tienen enfermedad hepática, enfermedad intestinal, trastornos de las células sanguíneas, epilepsia o trastornos del sistema nervioso pueden necesitar considerar otra opción de antibióticos. Las personas deben evitar el consumo de alcohol durante al menos tres días después de suspender la medicación debido a los efectos secundarios que pueden derivarse de ello. Los efectos secundarios menos graves pueden incluir náuseas, diarrea, dolor de cabeza, picazón o flujo vaginal, sequedad de boca, tos, estornudos o moqueo, según señala Drugs.com.

Amoxicilina


La amoxicilina es el nombre genérico de un medicamento en la familia de la penicilina.

La amoxicilina es el nombre genérico de un medicamento en la familia de la penicilina. Las personas que son alérgicas a cualquier antibiótico o antibióticos de cefalosporina a base de penicilina deben alertar para consultar a sus médicos y hacer otra elección. La amoxicilina se puede tomar con o sin alimentos y se presenta como una suspensión para los niños y en pastillas. De acuerdo con Drugs.com, los efectos secundarios menos graves incluyen náusea, dolor de cabeza, picor vaginal, candidiasis, o una inflamación de la lengua, negra o peluda. La amoxicilina puede interferir con la eficacia de otros fármacos, como el metotrexato, sulfonamidas, antibióticos de tetraciclina y antibióticos a base de eritromicina, añade Drugs.com.

Más galerías de fotos



Escrito por gail morris | Traducido por luciano ariel castro