Ansiedad y sueño por separación en los niños

Con la ampliación de las competencias lingüísticas de tu pequeño y su fuerte apego a ti, se espera un poco de ansiedad por separación durante la etapa del niño. La combinación de ansiedad por separación con los problemas de sueño del infante pueden generar un doble golpe suficiente para inducir un estado zombi parental.

Ansiedad por separación

Puede que tu hijo no tenga las habilidades lingüísticas necesarias para expresar sus temores verbalmente, pero sabe cuando siente pánico al perderte. Estos temores pueden asustarlo cuando entras a la otra habitación, cuando lo dejas durante algunas horas o cuando lo arropas en la cama por la noche. Debido a que tu hijo siente un lazo tan fuerte contigo, puede resultar abrumador para él cuando te vas, porque no sabe cuándo vas a volver, de acuerdo con Aha! Parenting.

Regresión del sueño común

En algún punto cerca de los 18 meses, muchos niños experimentan una regresión significativa del sueño que lleva a noches de vigilia, advierte la terapeuta familiar licenciada Kim West, con el sitio web The Sleep Lady. Esta regresión del sueño puede coincidir con los avances cognitivos, nuevas habilidades motoras gruesas, la dentición, las tensiones familiares y la ansiedad por separación. Como tu pequeño aprende lo suficiente para saber que no puede estar siempre contigo, esto podría causarle la ansiedad suficiente para interrumpir sus patrones de sueño. La regresión del sueño no debe durar más de 2 a 6 semanas.

Busca razones físicas

Cuando un pequeño empieza a tener dificultades en la noche, es aconsejable eliminar las causas físicas de la alteración de su sueño antes de pasar a otras soluciones. Comprueba si las encías están inflamadas y los dientes entraron en erupción. Si encuentras evidencia de erupción dental, un remedio casero, como un paño frío presionado contra las encías inflamadas, puede proporcionar alivio, o puedes pedirle al médico de tu hijo que le recete medicamentos de venta libre que puedan ayudar. Fíjate si tu niño no presenta ninguna enfermedad, tomando su temperatura y buscando síntomas de resfriado o gripe. Si piensas que tu pequeño podría estar enfermo, acude al médico.

Quitar el estrés del entorno de tu niño

Cuanto más relajado y tranquilo tu niño se sienta durante todo el día y toda la noche, probablemente menos ansioso se sentirá, aconseja el pediatra y autor William Sears, escribiendo para Parenting. Mantén una rutina de siesta reglamentada durante el día para evitar que tu pequeño se canse demasiado. Emplea una rutina constante que incluya las mismas actividades cada noche para que tu hijo aprenda. Con una consistencia cariñosa, tu hijo pronto dejará atrás los problemas de ansiedad por separación en la noche.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn hatter | Traducido por priscila caminer