Ansiedad en el entrenamiento de control de esfínteres

Ya estás listo para entrenar para ir al baño a tu hijo, pero él no parece tan animado. De hecho, parece aterrorizado. Sólo la visión de ir al baño puede hacer que tu pequeño se eche a llorar, y olvídate de lograr que lo use. El entrenamiento de control de esfínteres bajo estas circunstancias puede ser intentando, pero una vez que encuentres la razón de por qué tu hijo se preocupa, puedes convencerlo suavemente para relajarse y aceptar esta nueva etapa en su vida.

Posible raíz de la causa

La ansiedad sobre el control de esfínteres puede ser debido a una mala experiencia asociada con él, dice Potty Training Concepts. El sonido de la descarga puede asustar a tu hijo o puede tener miedo de caer en el inodoro, dice HealthyChildren.org. Él pudo haber tenido un ataque de diarrea o estreñimiento, que ha dejado la sensación de que el baño es algo malo. En este caso, la próxima vez que sienta la necesidad de tener una evacuación intestinal se va a resistir, pensando que puede detenerlo y por lo tanto evitar el malestar. Sin embargo, el Dr. Alan Greene, cofundador de Dr.Greene.com, dice que entré más tu hijo crea que puede posponer el ir al baño, peor es la situación.

La consecuencia

Dr. Greene se refiere a un ciclo que él llama "D3", que es sinónimo de incomodidad, miedo y demora. Un niño que asocia el ir al baño con el dolor o el miedo evita el ir, lo que a su vez causa malestar. Entonces siente miedo de ir al baño, porque él ya está incómodo por lo que retrasa deliberadamente el ir. Cuando hace excremento, es difícil y probablemente doloroso, lo que lo hace que esté aún más decidido a retener la próxima vez. Este ciclo puede muy bien dar lugar a heces impactadas y un viaje al doctor.

Romper el ciclo

El Dr. Greene tiene varias sugerencias para romper el ciclo "D3". Puedes intentar poner a tu pequeño de nuevo a los pañales para que pueda relajarse y volver a los movimientos normales del intestino. El problema con esto es que tu niño puede pensar que los pañales son buenos, pero los inodoros son malos, deteniendo así el progreso de control de esfínteres. Es posible que en lugar de eso aumentes la cantidad de frutas frescas y verduras que come o añadas un ablandador fecal para su dieta, de manera que el hacer excremento sea más fácil y más cómodo.

Comenzar de nuevo

Haz aislado el problema y ahora es el momento de empezar a entrenar de nuevo. Si tu pequeño está asustado por el ruido del inodoro, no tires de la cadena hasta que haya dejado el baño o, HealthyChildren.org sugiere crear un juego de descargar trozos de papel higiénico hasta que el sonido ya no le moleste. Si tiene miedo de ir al baño que compraste, intenta comprarle una cómoda robusta que puede alcanzar fácilmente por sí mismo, dice Potty Training Concepts. Si él estaba reteniendo el excremento, haz que entre en la rutina de la utilización de los pañales en el baño. A continuación, muévelo a sentarse en el orinal, en su pañal, para usarlo. Una vez que se sienta cómodo con esta idea, que lo intente de nuevo con el trasero desnudo.

Más galerías de fotos



Escrito por brooke julia | Traducido por verónica sánchez fang