Anís y el colesterol

El anís, botánicamente conocido como Pimpinella anisum, es una hierba indígena que llegó a Oriente Próximo y a las costas del Mar Mediterráneo. El anís se ha usado como un saborizante y como hierba medicinal desde la época del Antiguo Egipto. Los beneficios medicinales de esta hierba pueden incluir la reducción de los niveles altos de colesterol aunque algunas investigaciones recientes no aclaran esto. Habla con tu médico sobre algunos remedios naturales y tratamientos farmacéuticos para tratar el colesterol alto.

Semillas de anís

La parte de la planta de anís que se usa como especie y en la medicina natural son las semillas. Las semillas de anís se secan y se comen crudas, molidas o machacadas para eliminar el aroma del aceite. Las semillas de anís son una fuente mu buena de fibra y una gran variedad de nutrientes incluyendo el potasio, el calcio, el hierro, el magnesio, el fósforo, la vitamina A y gran parte de la vitamina B y la vitamina C. También tienen un sabor agradable similar al regaliz y se usa para crear algunos licores. El aceite de semilla de anís es rico en anetol, terpeno y cumarina, compuestos que brindan un valor medicinal en la mayoría de las semillas.

Principales usos medicinales

Además de brindar nutrientes y una respiración fresca las semillas de anís tienen una gran historia en cuanto a mejora de la digestión ya que cuentan con propiedades carminativas, lo que significa que ayudan a evitar la formación de gases intestinales y de inflamación. Otros compuestos de semillas de anís también actúan como antimicrobianos, lo que significa que eliminan el crecimiento de microorganismos como bacterias, hongos y parásitos. El aceite de anís también actúa como expectorante y ayuda a aliviar la congestión pulmonar liberando las flemas.

Potenciales propiedades antilipémicas

El anís puede actuar como un agente antilipémico que es un compuesto que puede disminuir de forma anormal los altos niveles de lípidos sanguíneos como el colesterol y los triglicéridos. Un estudio publicado en la edición 2009 del artículo "Diabetology and Metabolic Syndrome" mostró la forma en que respondían las ratas a dosis diarias de carnitina L y una mezcla herbal de semillas de anís, hinojo, regaliz, ruibarbo, cyebula T y sena. Después de 14 semanas las ratas mostraron cambios importantes que incluyen la reducción de la obesidad y asociadas a cambios metabólicos asociados como los niveles altos de lípidos en sangre y de colesterol. Sin embargo, los efectos benéficos no se pueden atribuir solo a las semillas de anís ya que también se les dio carnitina y otras hierbas. Futuras investigaciones en remedios naturales para el colesterol alto deben aislar las hierbas individuales para que su causa y efecto se pueda comprender mejor.

Alto en fibra

Las dietas altas en fibra, en especial las que son ricas en fibra soluble, se han reconocido como benéficas para disminuir o por lo menos controlar los niveles altos de colesterol en sangre, de acuerdo con la Clínica Mayo. En cien gramos de semillas secas de anís contienen casi 15 gramos de fibra. Con base en esa única consideración las semillas de anís pueden tener un impacto positivo en los niveles de colesterol aunque otros compuestos que se encuentran en la hierba no sean buenos agentes antilipémicos.

Más galerías de fotos



Escrito por andrew french | Traducido por karen angelica malagon espinosa