La anemia por deficiencia de hierro y menstruación

La anemia por deficiencia de hierro es un problema común entre las mujeres en edad fértil y afecta a aproximadamente 3 millones de mujeres sólo en Estados Unidos. Sin embargo, está subdiagnosticada por los profesionales de la salud y en muchos casos no se trata. Si tienes un sangrado abundante durante el ciclo menstrual, tienes mayor riesgo de desarrollar esta condición. Aunque en algunos casos se pueden necesitar suplementos, consúltale a tu médico antes de tomar suplementos de hierro.

Causas

La anemia es una afección causada por los bajos niveles de hierro en la sangre. El hierro es esencial para la función de la proteína de la hemoglobina, el componente principal en la proteína de las células rojas de la sangre que suministran oxígeno a todos los tejidos del cuerpo. Cuando los niveles de hierro son insuficientes, las células del cuerpo tienen menos oxígeno. La anemia puede ser provocada por muchas condiciones incluyendo la pérdida de sangre durante la menstruación.

Factores de riesgo

Si experimentas sangrado menstrual abundante, tienes alto riesgo de desarrollar anemia. Muchas mujeres no están seguras de lo que significa tener periodos menstruales abundantes. Los síntomas incluyen un sangrado que satura al tampón o toalla higiénica a cada hora por varias horas, si el sangrado dura más de 7 días y los periodos van acompañados de calambres severos o coágulos. Habla sobre estos síntomas con tu médico. A veces es un indicador de fibromas uterinos, que son crecimientos no cancerosos en el útero que causan sangrado y dolor pélvico.

Síntomas

Una de las razones que la deficiencia de hierro sea subdiagnosticada es que muchos síntomas se atribuyen a otras condiciones. Las mujeres que tienen anemia por falta de hierro experimentan fatiga general, debilidad, dificultad para concentrarse, falta de aire, dolor de cabeza y mareos. Otros signos pueden incluir palpitaciones cardiacas, ansias de comer hielo y sensación de frío.

Diagnóstico y tratamiento

El médico te ordenará un examen de sangre para determinar la cantidad de glóbulos rojos y la hemoglobina en la sangre. Puede que te dé una prescripción para suplementos de hierro o puede que te recomiende cambios en tu dieta. Los alimentos ricos en hierro son la carne, las aves, los mariscos y moluscos, los frijoles, las legumbres, las nueces y las semillas, la melaza y las verduras de hoja verde. Algunos cereales, granos y panes están fortificados con hierro. Trata de ingerir alimentos ricos en hierro junto con una fuente de vitamina C, como frutas o jugos cítricos, ya que promueven su absorción. Los productos lácteos, el té y el café disminuyen la absorción de hierro.

Recomendaciones

El Instituto de Medicina recomienda que las mujeres entre 19 y 50 años deben consumir al menos 18 miligramos de hierro al día suponiendo que el 75% del hierro del grupo hemo es procedente de fuentes como la carne. Las mujeres que consumen una dieta vegetariana o vegana necesitan el doble de cantidad porque el hierro no hemo no se absorbe fácilmente. Los alimentos que contienen vitamina C incluyen frutas cítricas, brócoli y pimientos verdes, los que facilitan la absorción de hierro no hemo, según señalan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Más galerías de fotos



Escrito por amy liddell | Traducido por mariajose mansilla