Cómo andar en bicicleta usando calas

Cuando comiences a practicar ciclismo seriamente, puedes considerar usar calzado que tenga calas para poder fijar tu pie al pedal. Las calas pueden mejorar la eficiencia de tu pedaleo. Seas un ciclista de carrera o de montaña, puedes beneficiarte con el uso de calas. Sin embargo, debes estar preparado para practicar y aceptar instrucciones antes de ser competente con tu nuevo calzado.

Beneficios de las calas

Puedes usar zapatillas comunes o calzado de suela dura para ciclismo sin calas. Sin embargo, muchos ciclistas eligen colocar calas en la base de su calzado. Las calas encajan en pedales especialmente diseñados, eso evita que tu pie se deslice durante el pedaleo. Así puedes generar más potencia porque puedes iniciar el empuje hacia abajo del pedal más pronto y aprovechar verdaderamente el último vestigio de fuerza de la etapa inferior de tu pedaleo.

Posicionamiento

Antes de usar las calas, asegúrate de que estén fijadas en el lugar correcto para asegurarte de que tus pies, tobillos y rodillas estén cómodos. En una tienda de bicicletas pueden ayudarte a colocarlas correctamente. Cuando tu pie se conecte al pedal, deberás sentir que mira hacia adelante. Si varía mucho de esta posición, puede que se produzca excesiva presión en tus rodillas o caderas. Algunas calas y pedales tienen un "flotador" que permite cierta libertad rotativa y ayuda a alinearte en una posición que concuerde con el ángulo natural de tu pie. La cala debe ser ubicada de forma que cuando te conectes al pedal, la bola de tu pie quede alineada con el centro del mismo. Si tus calas están colocadas muy adelante o muy atrás, puedes esforzar tu tendón de Aquiles.

Técnica

Ponte el calzado de ciclismo con las calas antes de conectarlas a tus pedales. Siéntate en la bicicleta y coloca un pie con la cala justo por detrás del clip del pedal y deslízalo hacia adelante y atrás hasta que escuches y sientas la conexión del pedal con la cala. Comienza a pedalear e inserta inmediatamente la otra cala en el pedal. Pedalea como lo harías normalmente, haciendo lo posible para mantener tu rodilla hacia adelante. A medida que empieces a sentirte cómodo con tus calas, puedes comenzar a agregar técnicas para incrementar la potencia y eficiencia de tu movimiento. Piensa en empujar hacia abajo desde la posición de las 12 en punto del pedaleo, haciendo como si estuvieras sacudiendo barro de tu calzado en la fase inferior del pedaleo y luego iniciando el empuje nuevamente antes de volver a llegar a la posición de las 12.

Consideraciones

Encontrar la ubicación perfecta para tus calas puede requerir prueba y error. Puede que tengas que regular la posición de la cala en tu calzado varias veces antes de encontrar la ubicación ideal. Si sientes alguna torcedura o presión en tu pierna al pedalear, considera alterar la posición de la cala para sentirte más cómodo. Antes de salir a andar en bicicleta con calas por primera vez, practica en casa la conexión y desconexión al pedal colocando la bicicleta en un entrenador estacionar. Cuanto más cómodo te sientas con el proceso de soltarte de los pedales, más seguro estarás en el camino si tienes que desconectarte rápidamente. Desconectar las calas requiere que balancees el talón hacia afuera en ángulo de 45 grados.

Más galerías de fotos



Escrito por andrea cespedes | Traducido por mariana palma