¿Puedo andar en bicicleta si tengo esguince de tobillo y ligamentos rotos?

No puedes andar en bicicleta si tienes un esguince de tobillo y los ligamentos rotos. Toda actividad física que genere presión sobre tu tobillo lesionado y sus ligamentos debe ser evitada hasta que tu médico te de el alta. Andar en bicicleta sin tener el tobillo y los ligamentos sanos puede ser extremadamente doloroso y puede agravar más tu lesión.

Tobillo esguinzado

Un esguince se produce cuando los ligamentos o tendones se estiran de más o en una dirección antinatural. Esto puede ocurrir como resultado de un trauma y un movimiento torpe y es una lesión común en atletas. Los músculos debilitados y el sobrepeso pueden incrementar el riesgo de sufrir esguinces. En casos severos, pueden romperse los ligamentos. El ciclismo es una actividad en la que los músculos de las pantorrillas y muslos ejercen presión sobre los ligamentos del tobillo.

Síntomas

Si tienes el tobillo esguinzado con los ligamentos rotos, lo más probable es que tengas dolor, hinchazón y capacidad limitada para mover la articulación. La severidad de los síntomas varía según la severidad de la lesión. Cuando los ligamentos se desgarran o se rompen, muchos pacientes dicen sentir un sonido seguido de dolor intenso. El dolor de tobillo al andar en bicicleta puede ser un síntoma de esguince. Seguir conduciendo la bicicleta con estos síntomas empeora la lesión.

Diagnóstico y tratamiento

Los esguinces son diagnosticados usando varios métodos. Esto incluye el examen físico por parte de tu médico, seguido quizás de una ecografía o resonancia magnética. Se puede usar radiografías para descartar daño óseo. Una vez que se diagnostica el esguince con ligamentos rotos, existen algunas opciones de tratamiento. Estas incluyen cirugía, inmovilización y medicamentos que alivian el dolor. En la mayoría de los casos, se usa una combinación. La inmovilización del tobillo hará extremadamente difícil conducir una bicicleta e intentar hacerlo puede llevar a más lesiones.

Alternativas

Se requiere la inmovilización de la articulación para que tu tobillo sane adecuadamente y para evitar que se vuelva un problema crónico. Esa es la razón por la que no se debe conducir una bicicleta. Puedes realizar otros ejercicios, como el levantamiento de pesas, remar y el ciclismo de mano, que no deben ejercer presión sobre tu tobillo. Sólo por el hecho de que la articulación no te duela no significa que estás completamente recuperado; tu lesión puede estar todavía susceptible a empeorar. Consulta a tu médico antes de intentar realizar cualquier actividad que involucre tu tobillo.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. robert petros | Traducido por mariana palma