El análisis nutricional de los huevos de pavo

Aunque no es tan fácil de encontrar como los huevos de gallina, los huevos de pavo (más comúnmente usados ​​para producir más pavos que venden en el mercado, explica la Ohio State University) pueden compensar parte de una dieta equilibrada. En 135 calorías por huevo, estos proporcionan combustible, así como los nutrientes esenciales. Sin embargo, los huevos de pavo también aumentan tu consumo de grasas saturadas y son extremadamente altos en colesterol, por eso deben consumirse con moderación.

Conceptos básicos: carbohidratos, proteínas y grasas

La mayor parte de las calorías de los huevos de pavo provienen de la grasa. Cada huevo contiene 9,4 gramos de grasa total, lo que contribuye el 63% hacia el contenido total de calorías de los huevos. Esta grasa proporciona energía para una vida sana y activa, sirve como una fuente de ácidos grasos necesarios para las membranas celulares sanas y también te ayuda a absorber los nutrientes. Cada huevo de pavo contiene 10,8 gramos de proteína, lo que representa el 32% de su contenido calórico. La proteína mantiene tu sistema inmune, promueve el nuevo crecimiento del tejido y ayuda a que tu cuerpo retenga la masa muscular. Los huevos de pavo son bajos en carbohidratos, menos de un gramo de carbohidratos por huevo.

Los minerales: hierro y selenio

Los huevos de pavo vienen cargados con minerales, especialmente selenio y hierro. Tu cuerpo incorpora el hierro en la hemoglobina (un componente de proteínas responsables del almacenamiento y el transporte del oxígeno) y lo utiliza para apoyar la función inmune. Cada huevo de pavo ofrece 3,24 miligramos de hierro, que es 18% y 41% de la ingesta diaria recomendada para las mujeres y los hombres, respectivamente. El selenio en huevos de pavo promueve el crecimiento saludable de las células y ayuda a la función de la tiroides. Comer un huevo de pavo aumenta tu ingesta de selenio por 27,1 microgramos, proporcionando la mitad de la ingesta diaria recomendada.

Las vitaminas: B-9 y B-12

Consume huevos de pavo como fuente de vitaminas, especialmente las vitaminas B-9 y B-12. Ambas vitaminas ayudan a producir glóbulos rojos, un proceso esencial para el transporte de oxígeno saludable. La vitamina B-9, también llamada folato, también promueve el desarrollo saludable del feto, mientras que los bajos niveles de B-9 pueden causar defectos neurológicos de nacimiento. La vitamina B-12 o cobalamina, soporta la función nerviosa y podría ayudar a disminuir el riesgo de cáncer, señala el Linus Pauling Institute. Un huevo de pavo contiene 56 microgramos de vitamina B-9 (el 14 por ciento de la ingesta diaria recomendada), así como 1,34 microgramos de vitamina B-12 o el 56% de tu requerimiento de ingesta diaria de B-12.

Los inconvenientes: colesterol y grasas saturadas

Los huevos de pavo también tienen algunas desventajas nutricionales importantes debido a su contenido en lípidos. Cada huevo contiene 2,9 gramos de ácidos grasos saturados, así como 737 miligramos de colesterol. Esto es más del doble del límite diario recomendado de colesterol esbozado por la American Heart Association y el 13% del límite diario recomendado de grasa saturada o más de tres veces el límite de colesterol y el 18% de tu límite de grasa saturada si tienes el colesterol alto o enfermedad del corazón. El consumo de alimentos con alto contenido de colesterol y grasas saturadas afecta negativamente tus niveles de lípidos en la sangre y aumenta el colesterol malo. Come huevos de pavo como un gusto ocasional y habla con tu médico antes de consumirlos si estás en riesgo de enfermedad cardiovascular.

Más galerías de fotos



Escrito por sylvie tremblay, msc | Traducido por maría j. caballero