¿Los aminoácidos afectan a la testosterona?

Los aminoácidos generan la energía necesaria para mantener tu salud y bienestar. Los atletas toman estas sustancias para ganar fuerza y ​​tamaño, de acuerdo con una revisión de octubre de 2009 en "Critical Care Medicine". Los médicos han comenzado a utilizarlos para tratar a los pacientes también. Algunos aminoácidos aumentan la producción de testosterona. Este hallazgo sugiere que el aumento de la testosterona puede ser la base de los efectos positivos de los aminoácidos. Habla con tu médico antes de tomar suplementos.

Aminoácidos de seda

La sericina sirve como el "pegamento" que mantiene las fibras de seda juntas. Los fabricantes suelen añadir esta sustancia a los productos de cuidado del cabello, ya que tiene muchas propiedades útiles, de acuerdo con una revisión en agosto 2011 en "Nanoscale Research Letters." La sericina tiene efectos positivos en el cuerpo sin causar toxicidad. Sin embargo, los efectos endocrinos de la sericina siguen siendo desconocidos. Un estudio que se describe en la edición de febrero de 2010 en el "Biological and Pharmaceutical Bulletin", observó el efecto de los aminoácidos de seda en la producción de testosterona durante el estrés. Los animales de laboratorio recibieron sericina de forma diaria durante siete semanas. Los investigadores estresaron a los roedores, obligándolos a nadar durante 30 minutos cada día. La natación generalmente hubiese disminuido la testosterona, pero la administración simultánea de aminoácidos de seda impidió esta disminución.

Aminoácidos de cadena ramificada

Los aminoácidos de cadena ramificada, "BCAA" por sus siglas en inglés, desempeñan un papel fundamental en la curación de tu cuerpo. No puedes fabricar este tipo de aminoácido, sino que debes obtenerlo de tu dieta. Los suplementos que contienen BCAA producen un aumento en el rendimiento y reducen las lesiones, de acuerdo con un informe de abril de 2010 en el "Journal of Strength and Conditioning Research." No queda claro cómo los BCAA logran tales efectos. Un experimento publicado en la edición de marzo de 2006, de "Metabolism" explora los mecanismos subyacentes a los efectos del BCAA. Los atletas recibieron el suplemento o un placebo cada noche durante un mes. También realizaron un régimen de ejercicio extenuante durante este tiempo. En relación con los controles, los atletas con los aminoácidos mostraron elevaciones significativas en la testosterona.

Leucina

Tu cuerpo tampoco puede fabricar el aminoácido leucina. Esta sustancia estimula la producción de la proteína del músculo, según una revisión de enero de 2011 en "Frontiers in Bioscience." Tales propiedades anabólicas son probablemente el resultado de la producción de testosterona inducida por la leucina. Una investigación presentada en la edición de junio de 1997, en el Journal of Sport Medicine and Physical Fitness" pone a prueba esta hipótesis con los levantadores de pesas. Los participantes recibieron dosis diarias leucina o un placebo durante un protocolo de entrenamiento de 10 semanas. Con respecto al placebo, la leucina mejoró la testosterona un 20 por ciento dentro de cinco semanas. La testosterona regresó a los niveles de base en las semanas restantes.

HMB

La leucina se descompone en varios metabolitos activos. Una de estas sustancias, el beta-metilbutirato beta-hidroxi, tiene una amplia gama de efectos medicinales. Mejor conocido como HMB, este químico aumenta la fuerza física y la masa muscular, según una revisión en julio de 2010 en el "Journal of Pediatric Endocrinology and Metabolism." Los efectos anabólicos causadas por HMB sugieren que sí se afectan los niveles de testosterona. Un estudio que se ofrece en la edición de mayo del 2009 en el "Medicine and Science in Sports and Exercise" midió los efectos de HMB sobre la producción de hormonas. Los hombres sanos recibieron el suplemento o un placebo cada día durante cuatro meses. Los participantes también levantaron pesas durante este tiempo. Con respecto al placebo, el HMB aumentó la producción de testosterona y la hormona de crecimiento.

Referencias

Más galerías de fotos



Escrito por tomas linnaeus | Traducido por mariana nonino