Amilasa en la digestión

Tan pronto como el alimento entra en la boca, se inicia el proceso de la digestión. Tiene que ser dividido en nutrientes más pequeñas para que el cuerpo pueda almacenar o utilizar los alimentos. Tu cuerpo produce enzimas especializadas que trabajan en la digestión de los diferentes tipos de alimentos que consumes. La amilasa es una enzima producida en la boca y el páncreas que descompone los carbohidratos en moléculas más pequeñas.

El papel de la amilasa en la boca

Durante la digestión, los carbohidratos empiezan como polisacáridos, los cuales son grandes moléculas de almidón que se desglosan en disacáridos, que son dos moléculas, vinculadas con en azúcar. Los disacáridos luego se desglosan en azúcares simples más pequeños, conocidos como monosacáridos que luego son absorbidos por la sangre para que el cuerpo pueda utilizarlos. Al iniciar la masticación, la comida se rompe mecánicamente en trozos más pequeños. También producen la saliva, que contiene amilasa que se mezcla con los alimentos. La amilasa es una enzima digestiva que se activa al mascar y que hidroliza o descompone el almidón en monosacáridos. La amilasa descompone el almidón en la boca en una maltosa, un disacárido, que se compone de dos moléculas de glucosa.

El papel de la amilasa en el estómago

Al tragar, la digestión de los hidratos de carbono continúa en el estómago, la comida masticada se mezcla con la amilasa. Tu estómago no produce amilasa adicional. Tu estómago contiene los jugos gástricos que trabajan en la digestión de otros nutrientes en los alimentos. La amilasa, que entró con la comida masticada continúa descomponiendo el almidón en maltosa. Desde el estómago, la comida se pasa luego al intestino delgado, donde continúa la digestión.

El papel de la amilasa en el páncreas

A medida que el alimento pasa a lo largo del sistema digestivo, se descompone en moléculas más pequeñas antes de que el cuerpo pueda utilizarlo como energía. El páncreas también produce la amilasa de la enzima que se libera en el duodeno del intestino delgado. La amilasa producida aquí descompone los restantes polisacáridos y disacáridos en monosacáridos, que completa la digestión de los hidratos de carbono. La glucosa, un monosacárido, es el resultado de la digestión de hidratos de carbono. En el intestino delgado, la glucosa se ​​absorbe luego en la sangre que el cuerpo va a utilizar para la energía. Tu cuerpo utiliza la glucosa como combustible para todos tus procesos corporales.

Amilasa suero en la sangre

La amilasa está presente en la sangre en pequeñas cantidades, lo que es normal. Si el páncreas se ha lesionado, inflamado o bloqueado, sin embargo, la amilasa se ​​libera en la sangre en lugar de el duodeno, lo que resulta en niveles elevados de amilasa suero en la sangre. Un análisis de sangre puede probar, diagnosticar o monitorear problemas pancreáticos. Los problemas de salud relacionados con el incremento de la amilasa en la sangre incluyen pancreatitis aguda, pancreatitis crónica, pseudoquiste pancreático o una obstrucción del conducto que transporta la amilasa del páncreas al intestino delgado o cálculos biliares. Los síntomas por lo general relacionados con problemas del páncreas pueden incluir dolor abdominal, náuseas, fiebre o pérdida de apetito.

Más galerías de fotos



Escrito por rebecca slayton | Traducido por gabriela nungaray