Amigdalitis en adolescentes

La amigdalitis se produce cuando las amígdalas se inflaman debido a una infección. Esta afección puede afectar a los niños de todas las edades y requiere de tratamiento inmediato. Como la amigdalitis es contagiosa, es fundamental conocer los signos y síntomas, que pueden ser similares a los del resfrío o la gripe, para que puedas buscar la ayuda médica adecuada de inmediato.

Definición y prevalencia

El trabajo de las amígdalas en el cuerpo de un adolescente es ayudar a combatir las infecciones. Cuando se enrojecen y se inflaman, se denomina amigdalitis. Si tu hijo sufre de esta afección, las amígdalas también pueden generar una capa de color amarillo o blanco que las cubre. De acuerdo con John Fry y Gerald Sandler, escritores del libro "Common Diseases: Their Nature, Prevalence, and Care" (Enfermedades comunes: naturaleza, prevalencia y la atención médica), la amigdalitis es más común entre las edades de 5 y 8 años, y luego durante la adolescencia.

Causas

La amigdalitis se produce por un virus o una bacteria. Si la afección que sufre tu hijo adolescente se debe a un virus, debe esperar a que cese, ya que estas infecciones desaparecen por sí solas. En cambio si la causa es una bacteria, es probable que el médico indique un tratamiento con antibióticos para eliminarla. Los adolescentes pueden contraer esta afección al compartir bebidas y utensilios con personas infectadas. También puede ocurrir si entra en contacto con los fluidos de la garganta de esa persona, situación que se produce si el paciente tose o si comparten vasos o utensilios.

Síntomas

El enrojecimiento y la inflamación de las amígdalas son los síntomas más comunes de la amigdalitis, pero los adolescentes también pueden experimentar dolor de garganta o tener dificultad para tragar. Otros síntomas incluyen fiebre, ensanchamiento de los ganglios linfáticos del cuello, voz ronca, mal aliento, dolor de cabeza, dolor estomacal y rigidez en el cuello. Si tu hijo sufre de alguno de estos síntomas, debes consultar con el pediatra de la familia. Es probable que el profesional realice un análisis de cultivo para determinar si los síntomas se deben a la amigdalitis.

Consideraciones

Si tu hijo se queja del dolor de garganta durante más de 24 horas, coordina una cita con el pediatra, según recomienda el sitio web MayoClinic.com. Si el diagnóstico de la afección del adolescente es amigdalitis bacteriana, debe consumir todas las dosis de antibióticos para eliminar las bacterias y prevenir que la infección vuelva a aparecer. Los niños que sufren de amigdalitis de forma regular quizás deban someterse a una cirugía. Según la información del sitio web KidsHealth, si tu hijo experimenta esta afección entre cinco y siete veces por año, requiere someterse a una amigdalectomía, la extirpación de las amígdalas para prevenir episodios de amigdalitis en el futuro.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por vanesa sedeño