Amenorrea inducida por ejercicio

La amenorrea inducida por ejercicio ocurre cuando el ciclo menstrual mensual se ausenta por tres meses o más debido a un exceso en el ejercicio. Algunas veces, las mujeres jóvenes y adolescentes que se ejercitan excesivamente y tienen un contenido bajo de grasa corporal retrasarán su primer periodo pasados los 16 años, condición llamada amenorrea primaria. Si te ejercitas con frecuencia, por mucho tiempo o intensamente y no has tenido por los menos tres periodos menstruales o tienes 16 años y no has tenido ningún periodo menstrual, acude con tu médico.

Signos y síntomas

El signo o síntoma más obvio de la amenorrea inducida por ejercicio es un periodo menstrual ausente en una mujer o niña que se ejercita intensamente. El periodo generalmente no se presenta por lo menos tres meses antes del diagnóstico. Las mujeres jóvenes pueden desarrollar osteoporosis, que puede volver frágiles a los huesos y propensos a romperse fácilmente. La mayoría de las mujeres que tienen amenorrea inducida por ejercicio también están bajas de peso o extremadamente delgadas debido a las rutinas de ejercicio excesivo o la restricción calórica.

Causas

De acuerdo con Gretchen Casazza del American College of Sports Medicine, los periodos ausentes generalmente ocurren por un desequilibrio hormonal iniciado por un hipotálamo inhibido, la parte del cerebro que conecta al sistema nervioso con varios sistemas hormonales. El exceso de ejercicio puede suprimir una hormona que regula al sistema reproductor, conduciendo a la amenorrea. Además, un bajo peso corporal aunado al intenso ejercicio puede poner al cuerpo en modo de "inanición", obligándolo a suspender los sistemas y órganos no esenciales, como los reproductores. Muchas mujeres con amenorrea inducida por ejercicio también están desnutridas por que no pueden compensar las calorías y nutrientes utilizados durante el ejercicio excesivo.

Tratamientos

El primer paso es disminuir la cantidad de ejercicio y modificar tu dieta para asegurar una adecuada nutrición con la ayuda de un profesional, como un dietista registrado. Agregar calorías saludables a tu dieta asegurará que estás obteniendo la nutrición y energía necesarias para que las funciones corporales funcionen adecuadamente. Para el desequilibrio hormonal, puede ser necesario tomar pastillas con estrógenos o progesterona por un tiempo. Los anticonceptivos hormonales pueden ser prescritos para ayudar a recuperar la regularidad del ciclo menstrual.

Ejercicio compulsivo

Con frecuencia, la amenorrea inducida por ejercicio está presente en atletas como bailarinas o patinadoras de hielo debido a sus horarios intensos de ejercicio. Algunas veces, sin embargo, la condición se encuentra en aquellos que se ejercitan compulsivamente, sin control. De acuerdo con la dietista Suzanne Girard Eberle de la National Eating Disorders Association, las personas con compulsión por ejercicio se caracterizan por un sentimiento de ansiedad y culpa cuando no se pueden ejercitar, la incapacidad de controlar los deseos de ejercitarse y una autoimagen basada en el éxito o fracaso de las rutinas que se proponen. El ejercicio compulsivo conlleva a un mal desempeño, huesos quebradizos y amenorrea. Si crees que pudieras estar ejercitándote de forma compulsiva, acude a tu médico para recibir ayuda.

Más galerías de fotos



Escrito por candice hughes | Traducido por karly silva