Un ambiente seguro para los niños

Como padre, tienes muchas preocupaciones acerca de la protección de tu niño de las amenazas y mantenerlo a salvo y saludable. Enseñando a tu hijo como mirar a ambos lados antes de cruzar la calle y a que nunca hable con extraños, es ciertamente muy importante, pero no pases por alto los riesgos ambientales que se esconden en tu hogar y en tu comunidad.

Contaminantes del aire

El sitio web KidsHealth informa que más de 47 millones de residentes estadounidenses, incluyendo a 1 millón de niños con asma, viven en áreas con niveles nocivos de polución todo el año. Los niños en particular son afectados por los elevados niveles de contaminantes del aire porque ellos tienden a jugar más en el exterior, desarrollando los pulmones y respirando más rápidamente. El aire muy contaminado debilita la función de los pulmones inflamando la pleura, los que puede causar síntomas respiratorios que pueden desencadenar una infección. Los niños que sufren de asma son especialmente vulnerables a la polución porque ellos son más sensibles y sus reacciones tienden a ser más severas. Controla el índice de calidad de aire en tu ciudad y haz lo posible para mantener a tu pequeño dentro de casa cuando la contaminación en el aire es alta. Mejora la calidad del aire interior en tu propia casa expulsando los gases de los electrodomésticos hacia afuera.

Moho

La American Academy of Pediatrics advierte que los niños que viven en lugares con moho están en mayor riesgo de desarrollar alergias y asma. El moho puede crecer en cualquier parte, pero es comúnmente encontrado en sótanos húmedos, duchas y cañerías, alfombras, colchones y en el aire acondicionado. Previniendo los problemas de humedad, prevendrás los problemas del moho. Arregla rápidamente las fugas y seca la humedad resultante de las mismas. Usa deshumidificadores en los sótanos y baños donde se produce la condensación del agua.

Monóxido de Carbono

La AAP advierte a las familias sobre los peligros del monóxido de carbono, un gas venenoso y sin olor que proviene de los electrodomésticos que queman gas, aceite, madera o propano. La exposición a este gas puede causar pérdidas de memoria, daño cerebral y la muerte. Síntomas como los de la gripe en los miembros de la familia quienes están mejor cuando están fuera de casa garantizan una llamada a la Poison Helpline. Previene el envenenamiento con monóxido de carbono instalando detectores en cada piso de tu casa y teniendo tu lugar de fuego, chimenea, hornos y secador de ropa revisados anualmente.

Productos de limpieza

Los productos de limpieza para mantener el hogar en condiciones plantean un peligro para los niños, con los blanqueadores como el culpable número. 1, de acuerdo al National Electronic Injury Surveillance System. Los niños pequeños se ponen objetos en la boca y pueden ingerir estos o rociar con la botella e inhalar los humos de estos químicos tóxicos, resultando en una lesión. La AAP recomienda comprar productos con envases a prueba de niños y almacenarlos fuera del alcance de tu niño y bajo llave.

Más galerías de fotos



Escrito por carly seifert | Traducido por valeria b. rivas