Amar con firmeza en las relaciones

"Amar con firmeza" puede referirse a dos procesos distintos. Uno de ellos es el proceso de mantener tus límites personales y la dignidad en el contexto de una relación, con el fin de mantener tu propio respeto y asegurarte de que tu pareja te respeta. El otro proceso es terapéutico, a menudo de intervención coercitiva en la vida de un ser querido atrapado en las garras de una conducta adictiva o destructiva. Ambos se pueden aplicar a las relaciones románticas.

Permitir

"Permitir" es un término que se hizo popular en los programas de recuperación de 12 pasos para el alcoholismo, la adicción al sexo y otras conductas adictivas. Se refiere a las prácticas de un pariente o amigo del adicto que habitualmente rescata al adicto, protegiéndolo así de las consecuencias destructivas de su propio comportamiento y perpetuando así la adicción. Utilizándolo de una manera más flexible puede referirse a una pareja en una relación que tolera voluntariamente el comportamiento abusivo o irrespetuoso, perpetuando así el comportamiento indeseable.

La paradoja de la pasión

Las relaciones románticas a menudo se asemejan a un sube y baja emocional. Uno de los compañeros persigue al otro con gran desenfreno, lo que resulta en una pérdida paradójica del interés por parte de la otra pareja. "Deseamos la misma cosa que está más allá de nuestro alcance; desdeñamos esa misma cosa cuando se convierte en una posesión permanente", afirma James C. Dobson, Ph.D., fundador de Focus on the Family. Si eres el perseguidor, "amar con firmeza" para ambos, tú y tu pareja significa buscar primero el respeto y segundo amar, mantener límites razonables pero estrictos, y aprender a decir "no". Hacer lo contrario es animar a tu pareja a que te trate sin respeto.

Consejos para amar con firmeza en las citas

"Amar con firmeza" en el contexto de las citas significa mantener el mismo estatus con respecto a tu pareja. Dobson aconseja a los amantes "dar un paso a la vez", para que las bases sólidas se puedan construir para una felicidad a largo plazo. No llames demasiado a menudo o no des a tu pareja la posibilidad de cansarse de ti. Por encima de todo, establece expectativas razonables de tratamiento de tu pareja y disponte a salir de forma permanente de la relación si no la consigues, no importa lo mucho que te duela.

Intervención terapéutica

En algunos casos, una pareja romántica caerá en una conducta destructiva adictiva u otra. En estos casos es posible que tengas que elegir entre el amor de tu pareja y tu bienestar, ya que si intervienes, él podría odiarte por ello. La intervención significa que debes enfrentar con fuerza a tu pareja, de ser posible, en presencia de un terapeuta con licencia, informa Carlin Flora editora senior de la revista Psychology Today. No debes medir tus palabras al describir cómo el comportamiento de tu pareja ha estado hiriendo a los demás y debes insistir en ser oído. Si has estado involucrado en cualquier conducta permisiva, debes dejar en claro que ya no vas a continuar. Por último, debes enfatizar que tu pareja tiene que aceptar el tratamiento apropiado.

Empatía

Llega un momento en que amar con firmeza debe ceder paso a la empatía. Los adictos pueden despreciar su propio comportamiento y aún sentirse impotentes para cambiarlo. La ex-adicta a la cocaína y heroína Maia Szalavitz, co-autora del libro "Born for Love: Why Empathy is Essential--And Endangered" señala que en algunos casos, cortar todo contacto con tu ser querido como un acto de "amar con firmeza" puede dar lugar a la aceleración de una conducta indeseable y la muerte del adicto.

Más galerías de fotos



Escrito por david carnes | Traducido por jane laury