Amamantar y la estimulación del pezón

Aunque la leche materna es la mejor opción para la nutrición y el desarrollo de tu bebé, la estimulación de los pezones que se produce naturalmente con la lactancia puede tener efectos sobre tu cuerpo. Tus pezones están cubiertos de nervios que responden al tacto natural y suave de Tu bebé. Esto provoca reacciones que pueden resultar extrañas al principio, pero son una parte normal de la lactancia materna.

Después del parto

Inmediatamente después de que nace tu bebé, tu útero es la holgura de los cambios que tu cuerpo ha sufrido. Cuando comienzas a amamantar, quizá sientas que la estimulación inicial del pezón provoca calambres uterinos que pueden resultar incómodos. No dejes de amamantar si sientes esta reacción, lo que se siente como cólicos menstruales es causado por la liberación de oxitocina, la hormona del parto en el cuerpo. El resultado son estas contracciones que ayudan a reforzar tu útero para detener el sangrado y tonificar tu útero.

La baja de leche y la producción

La estimulación del pezón es una parte importante para tu suministro de leche, en especial si estás amamantando cuando estás bajo estrés y no permites que tu cuerpo se relaje y responda a tu bebé. La sensación de la lengua de tu bebé en tu pecho puede ayudar a estimular que te baje la leche para que el bebé pueda comer. Puedes estimular tus senos antes de que lo vayas a alimentar para ayudar a preparar a tu cuerpo. Si tu producción de leche es baja, puedes aumentar tu producción mediante la estimulación y un bomba de leche.

Estando embarazada

Si estás amamantando durante el embarazo, tu médico puede advertirte acerca de la estimulación de tus propios pezones, podrías estar en riesgo de un parto prematuro. Esto se debe a que la estimulación del pezón libera oxitocina en el cuerpo, lo cual puede ocasionar contracciones. Siempre y cuando no tengas un riesgo de parto prematuro, deberás ser capaz de continuar la lactancia materna durante el embarazo sin ningún problema, aunque debes contactar a tu médico si comienzas a tener contracciones.

Estimulación de pezones

Los movimientos naturales de tu bebé en tu pecho ameritan los métodos de estimulación más orgánicos. Tu cuerpo responde automáticamente a los movimientos de la boca de tu bebé. Si necesitas controlar tu producción de leche o estimular su bajada de forma manual, utiliza un bomba de leche. Conecta la bomba a tu pecho y comienza el proceso de expulsión . La sensación de succión en tu pezón puede ayudar a estimular a que el seno produzca leche, de esta forma puedes alimentar a tu bebé o sacarte leche para usarla posteriormente.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por vera casandra sustaita chenge